domingo, 9 de noviembre de 2014

¿CÓMO SE REDACTA UN TEXTO ARGUMENTATIVO?

  Argumentar consiste en aportar razones para sustentar una opinión. Si esta posee alguna consistencia intelectual, se denomina tesis. La tesis puede situarse al principio del escrito o como conclusión, si bien esta última posibilidad es de más difícil ejecución.
  Para escribir un texto argumentativo es preciso realizar dos operaciones previas:

a) "Inventar" una idea: imaginemos que se nos ha propuesto escribir un texto argumentativo sobre el siguiente tema "La contaminación de la naturaleza". De primera intención, es muy probable que no se nos ocurra nada. Conviene, por ello, pensar en alguna experiencia personal relacionada con el tema, para combatir la inicial carencia de ideas.

1. Durante el verano, me salieron unos granos en la piel; el médico dijo que el agua del mar debía de estar contaminada. 
2. Cuando salgo al campo, veo una inmensa nube sucia que cubre la ciudad.
3. Mi hermano tuvo una diarrea debido al agua con la que le preparaban el biberón.
4. Mi abuelo sufre de asma, y cuando hay mucha contaminación se ahoga.
5. He visto la fotografía de un río con miles de peces flotando en el agua.
6. En el río de mi pueblo se pescaban antes abundantes peces; ahora está muerto.

  Los temas 1,3 y 4 me conducirían a la siguiente tesis: La contaminación constituye una amenaza para la salud de las personas. A simple vista se advierte que enuncia algo absolutamente trivial. No vale la pena argumentar en favor de esa aserción porque a nadie se le ocurriría ponerla en duda.
  El tema 2 parece más sugestivo: olvidamos, a menudo, que en las grandes ciudades vivimos dentro de una nube de efectos letales. Cuando volvemos de un viaje, por ejemplo, se siente angustia de meterse bajo aquella masa de aire enrarecido. Es como entrar en una cámara de gas. Constituiría una buena introducción la descripción de la nube sucia que envuelve toda la ciudad para desarrollar después la tesis de que En las grandes ciudades el hombre vive muriendo en una cámara de gas. No es muy original, pero tampoco parece trivial esa visión de los ciudadanos como condenados. Sin embargo, ¿puede desarrollarse bien si no tenemos un mínimo talento literario?
  Pensemos en los temas 5 y 6, que evidentemente están relacionados. En efecto, los peces muertos del río son víctimas inocentes del progreso; a otros muchos animales o plantas les sucede lo mismo. El hombre los mata o los excluye para imponer sus planes a la Naturaleza; rompe arbitrariamente el equilibrio ecológico de ríos, mares y bosques. Y para impulsar su propio progreso, va suprimiendo de la Tierra otros seres vivos, como si sólo él tuviera derechos en el planeta. Pero, al obrar así, va labrando su propia aniquilación. Porque la contaminación destruye la solidaridad entre la Naturaleza y el hombre, que éste necesita para subsistir. He aquí una tesis aceptable; sirve de base para argumentar que el hombre, al asesinar la Naturaleza, se suicida. Quizá esta última formulación sea preferible: resulta más breve e intuitiva. Ante todo, ha de tener un alcance limitado, porque los temas de amplio contenido son difíciles de desarrollar.
  Una tesis bien formulada debe evitar la trivialidad sin caer tampoco en la extravagancia. De ordinario, la obsesión por ser originales nos coloca fuera del sentido común (La contaminación es una manifestación del Anticristo/ La contaminación, destruyendo a los más débiles, favorece la selección natural). A veces, es suficiente con adoptar un punto de vista poco frecuentado, o con apoyarla con experiencias personales.
   La tesis ha de estar nítidamente formulada: una formulación nítida de la tesis permite incluir sólo asuntos relacionados con ella, y excluir los menos relacionados, evitando la divagación. Ceñirse al tema debe ser nuestra obsesión. Para enunciar convenientemente la tesis, debemos adoptar algunas precauciones como estas:
- Formularla en forma de una oración gramatical completa, con modalidad enunciativa.
- Evitar clichés como "yo creo, yo pienso, en mi opinión...."
- Si consta de dos o más ideas, estas deben estar directamente relacionadas: resultaría confusa una tesis como El hombre no está solo en la Naturaleza; por eso no debe matar los ríos.

b) Disponer su desarrollo según un cierto orden o plan: si la tesis se enuncia al principio, el orden es deductivo; si se revela al final, inductivo.

  El plan debe adoptar la forma de un esquema, es decir, de un cuadro ordenado en el que se enuncien brevemente las cuestiones que vamos a tratar. Ello obliga a reflexionar antes de escribir. La tesis ha surgido en virtud de unos argumentos previos y más o menos explícitos que hay en nuestra mente; ahora se trata de hacerlos claramente explícitos, de hallar otros concomitantes, y de documentarlos con ejemplos que los apoyen. Después hay que jerarquizar todos estos elementos por orden de importancia, e interrelacionarlos. Además, habremos tenido que renunciar a los irrelevantes, a los que no se refieren directamente a la tesis, a los menos sabidos, etc. La construcción del esquema nos obliga a pensar.

  Al principio, podemos apoyarnos en el siguiente esquema:

1. En las primeras líneas enunciamos claramente la tesis en la que vamos a apoyarnos

2. Aportamos argumentos a favor, procurando evitar: 

- Los argumentos más superficiales, los "lugares comunes"

- Los argumentos basados en lo que piense la mayoría, sin análisis crítico

- Los argumentos alejados del sentido común, que resulten radicales o emocionales

3. Aportamos posibles objeciones o argumentos en contra, con el fin de demostrar que sabemos reflexionar teniendo en cuenta diferentes puntos de vista


4. Exponemos la conclusión, con especial cuidado de que esta sea coherente con los argumentos favorables



Elabore un texto argumentativo (1,5 puntos):

A favor o en contra de la opinión de que el carácter de los hijos se parece al carácter de sus padres.
A favor o en contra de que se deba multar a las personas que no reciclan su basura.
A favor o en contra de que tener un carácter competitivo sea una virtud.


A favor o en contra de la opinión de que aprender a leer sea uno de los acontecimientos más importantes
de la vida.
A favor o en contra de que se pueda ser amigo de una persona a la que se ha tratado poco tiempo.
A favor o en contra del uso de actores de prestigio como reclamo publicitario.
A favor o en contra de los mercados al aire libre en los que se venden objetos usados.
A favor o en contra de la influencia de los padres en la elección de la profesión de sus hijos.
A favor o en contra de la posibilidad de que se adopten en España los valores de la sociedad japonesa.
A favor o en contra de hacer excepciones en el cumplimiento de las normas y reglamentos.
A favor o en contra de la opinión de que la infancia es la mejor época de la vida.
Sobre la importancia de las revistas culturales y de divulgación científica en la actualidad.
Sobre las virtudes y deficiencias de la alimentación de los jóvenes en la actualidad.
Sobre la lectura como estímulo de la imaginación.
Sobre la importancia de la educación en la vida de las personas.
Sobre las ventajas sociales de los medios de transporte públicos sobre los privados.
Sobre la influencia del lugar de nacimiento en la vida de las personas.
Sobre el papel de los medios de comunicación en la creación de la fama.
Sobre el problema de la contaminación acústica en las ciudades.
Sobre las diferencias sociales en la sociedad actual.
Sobre la importancia de los gestos en la conversación.
Sobre la importancia de que los jóvenes participen en la vida pública.
Sobre la utilidad de los uniformes en nuestra sociedad.
Sobre la importancia de las modas en la sociedad actual.
Sobre las formas de esclavitud en la sociedad actual.
Sobre las ventajas e inconvenientes de vivir en una gran ciudad.
Sobre las diferencias culturales en las sociedades actuales.
Sobre las actitudes clasistas.
Sobre la situación de la mujer en la sociedad actual.
Sobre la transición de la infancia a la juventud.
Sobre la manipulación informativa mediante el lenguaje.


Displaying PAU 3-REDACTATXT.pdf.


viernes, 7 de noviembre de 2014

¡S.O.S. ORTOGRAFÍA!

1. Señala cuál de las formas del paréntesis es la adecuada:


Desde el castillo se dominaba un (basto/vasto) territorio

La (silba/ silva) es una estrofa de versos de 7 y 11 sílabas

(Tubo/ tuvo) que salir corriendo

El (tuvo/tubo) de pastillas está vacío

El trabajo le (absorbe/absorve) todo el tiempo

Creo que va a (absolver/absolber) al acusado

Las (abalanchas/ avalanchas) de nieve son un peligro para los alpinistas

Al pronunciar ese fonema vibran las cuerdas (bucales/ vocales)

CURSO ACELERADO DE REDACCIÓN

La acumulación de gerundios hace que el estilo se vuelva artificioso, recargado y confuso. 


1. Sustituye estos gerundios por otro tipo de estructuras:


- Caminando por el parque, observando los árboles otoñales, me tropecé y me caí.

- Necesitamos una secretaria, sabiendo Alemán y Chino.

-  Pérez Galdós experimenta con nuevas técnicas narrativas, utilizando el estilo indirecto libre.

- "Tristana" incluye varios elementos simbólicos, imitando a la novela finisecular europea. 

- Acabando un informe explicando lo sucedido, el detective se marchó del despacho. 


miércoles, 29 de octubre de 2014

NOVELA REALISTA Y NATURALISTA EUROPEA (POR SI QUERÉIS APRENDER MÁS)

- CONTEXTO HISTÓRICO-LITERARIO:

Aunque cronológicamente coincide en parte con el Romanticismo (en 1856 se publica "Madame Bovary" de Flaubert, y en 1862 "Los miserables" de Victor Hugo), el Realismo se opone a esta corriente y al Clasicismo: los escritores no se proponen imitar las obras grecolatinas, sino los originales de la naturaleza, sin  necesidad de exaltar las emociones, ni de situar las acciones en lugares o tiempos remotos. 

A mediados del siglo XIX predominan ya en los medios artísticos europeos los rasgos estéticos del Realismo, movimiento que nace influido por el positivismo filosófico. Para el positivismo no existe más realidad que los hechos perceptibles por los sentidos, cuyo estudio empírico requiere dos principios básicos formulados por Auguste Comte en su "Sistema de filosofia positiva" (1850): la observación rigurosa de la realidad y la experimentación; el método experimental (observación-hipótesis-experimentación) lo expuso el fisiólogo francés Claude Bernard. También tiene una enorme importancia el evolucionismo, propuesto por el naturalista inglés Charles Darwin (El origen de las especies, El origen del hombre); en 1866, el botánico austriaco Gregor Mendel había descubierto las leyes de la herencia biológica. Durante la segunda mitad del siglo XIX alcanza también una gran influencia el marxismo (El capital de Karl Marx, que propugna la abolicion de la sociedad burguesa y la urgencia de implantar el socialismo).

La repercusión de todas estas ideas en el arte es decisiva, como se puede comprobar a través de las siguientes características generales de la literatura realista:

a)      Observación y descripción precisa de la realidad.
b)      Ubicación próxima de los hechos.
c)      Frecuente propósito de crítica social y política.
d)      Estilo sencillo y sobrio.
e)   Predilección por la novela. Los rasgos típicos de la novela realista son la verosimilitud, los protagonistas individuales o colectivos, narrador omnisciente, didactismo, estructura lineal, descripciones minuciosas y aproximación al registro coloquial.

Se conoce como Naturalismo la corriente literaria que, como evolución del Realismo, se desarrolla durante el último tercio del siglo XIX en Francia. Tuvo como principal impulsor a Émile Zola ("Germinal"), quien, tras la estela del positivismo de Compte, de los principios deterministas de Taine y de las teorias de Darwin, pretende que la literatura se convierta en una ciencia cuyo objeto de estudio sea el medio social. El escritor debe analizar el comportamiento humano siguiendo los principios científicos de la observación y la experimentación:, esto es, ha de experimentar con sus personajes para mostrar cómo se modifican sus reacciones según cambian las circunstancias de su ambiente social (frecuentemente sórdido y miserable) y atendiendo siempre a su particular condición biológica heredada; el novelista trata de recoger las miserias humanas y los instintos  más primarios para ofrecernos la tragedia de unos seres que, a no ser que consigan salir por sus propios medios de las circunstancias que los oprimen, acabarán destruidos. El pretendido objetivismo naturalista se convierte a menudo en literatura de tesis: los autores observaban con desencanto los acontecimientos históricos de su tiempo y denunciaban una sociedad corrompida, atacando a menudo instituciones tradicionales como el ejército o la Iglesia. Desde el punto de vista técnico, se extreman los rasgos del Realismo: descripciones minuciosas, reproducción fiel del lenguaje hablado… y se propugna el ideal del narrador impersonal y objetivo. 


1. EL REALISMO INGLÉS 

1. CHARLES DICKENS: Dickens (1812-1865) nació en Portsmounth, en el seno de una familia modesta. A causa de las dificultades financieras (su padre fue encarcelado por deudas), tuvo que abandonar los estudios. Con 12 años, se convierte en empleado de una fábrica de botas.
Más adelante, pudo estudiar tres años, hecho que le permitió trabajar para un abogado. Apasionado por la literatura, consiguió un lugar como estenógrafo de una revista. En 1836 publicó su primer libro de cuentos, titulado "Esbozos por Boz", bajo seudónimo. Un año más tarde, reveló su identidad en "Las aventuras de Pickwick", que obtuvo un éxito inmediato. Entonces emprendió numerosos viajes y se casó con Catherine Hogarth. En plena gloria, se separó de su mujer y dio conferencias por Inglaterra, Francia y EEUU. En 1865 un accidente de tren lo limitó físicamente. Murió en 1870 y fue enterrado con grandes honores en la abadía de Westminster. Algunas de sus obras más importantes son "Oliver Twist", "David Copperfield", "Grandes esperanzas". 
Hay que destacar que un rasgo característico de Dickens es la idealización, la ternura y el sentimentalismo lleno de bondad al que somete sus historias. Este sentimentalismo contrasta con la dureza de las situaciones que presenta, de forma que se puede concebir como una manera amable de denunciar la desigualdad social y la pobreza.

"Oliver Twist" de Polanski: 
 http://www.youtube.com/watch?v=ZLOAaeLdVCo


2. LAS HERMANAS BRONTË: Las hermanas Brontë constituyen una importante saga literaria: Emily, Charlotte y Anne. Eran hijas de un pastor anglicano que les impuso una rígida disciplina. Pasaron prácticamente toda su infancia en Haworth. 
Las tres tuvieron tendencia a la imaginación y a la ensoñación, difícil de compaginar con la vida real. Emily y Anne, por ejemplo, se inventaron un país imaginario llamado Gondal.
La obra más importante de Emily es "Cumbres borrascosas" por la densidad de su escritura, el rigor de construcción y un romanticismo muy personal influido por el de Alemania.
Charlotte publicó "Jane Eyre". La obra se considera parcialmente autobiográfica. Jane Eyre es, de alguna forma, una antiheroína: no es bella ni rica, pero posee una inteligencia con la que podrá sobrevivir en una sociedad conformista y despiadada. En este sentido, la obra también se puede alinear entre las primeras novelas feministas. 


3. HENRY JAMES: Nació en Nueva York y pasó su juventud entre Europa y EEUU, estudiando en Ginebra, Londres, París, Bonn y Harvard. En 1915, como forma de protesta contra la neutralidad americana a principios de la Primera Guerra Mundial, pidió y obtuvo la nacionalidad británica. 
Comienza siendo un escritor realista, pero a lo largo de su carrera se interesó por diversos movimientos literarios. Respecto a su estilo, se caracteriza por el uso de oraciones largas y barrocas y por el uso abundante de descripciones. Sus obras más importantes son "Los europeos", "Washington Square", "Reverberator" y "Los embajadores".  



2. EL REALISMO FRANCÉS

2.1. DEL ROMANTICISMO AL REALISMO


2.1.1. STENDHAL: Henry Beyle (1783-1842), más conocido por su seudónimo, Stendhal, escribió libros sobre pintura, sobre viajes y biografías, en los que el impulso vital romántico es todavía dominante. Hacia el final de su vida escribió las novelas que le dieron fama, donde el sentimentalismo -aún presente en ocasiones- se difumina por el afán de reflejar, como en un espejo, la vida y la sociedad. De hecho, se le considera uno de los novelistas fundamentales del siglo XIX por el realismo y la penetración psicológica que muestra en sus personajes, así como por la novedad que supone la narración directa y objetiva. El amor, emoción que analiza en su ensayo Sobre el amor, constituye un tema fundamental en la trama de muchas de sus novelas, entre las que merecen especial mención:
  • El rojo y el negro: narra el fallido intento de ascenso social y de conquista de la propia felicidad por parte de un personaje de clase humilde, sin más medios que su ambición. El protagonista, Julián Sorel, se convierte en un símbolo del rebelde inconformista que emplea todos los recursos para huir de su estatus social. Stendhal, con una actitud neutral y un estilo sobrio, traza una radiografía de la hipócrita sociedad burguesa de su época. 
[Pronto el protagonista muestra sus ideas y su forma de ver el mundo. Es impulsivo, apasionado y rebelde, no está dispuesto a ocupar un lugar social diferente al que él considera propio de su valía. Ansía ascender de clase social a través de su talento y de su educación. Por ello admira enormemente la figura de Napoleón. Opta por el sacerdocio como forma de medrar socialmente. Además, pronto muestra inclinación hacia las mujeres]:

    De repente, Julián dejó de hablar de Napoleón; anunció su proyecto de hacerse sacerdote, y se le veía siempre en la serrería de su padre ocupado en aprenderse de memoria una Biblia en latín que el cura le había prestado.
   Este buen anciano, maravillado con sus progresos, pasaba veladas enteras enseñándole teología. Delante de él, Julián solo dejaba traslucir sentimientos piadosos. ¿Quién hubiera podido adivinar que aquel semblante de niña, tan pálido y tan dulce, ocultaba la resolución irrevocable de exponerse a mil muertes antes que resignarse a no hacer fortuna?
    Y para Julián, hacer fortuna significaba ante todo salir de Verrières. Aborrecía su patria. Todo lo que allí veía le helaba la imaginación.
   Desde su primera infancia había tenido momentos de exaltación. Y por entonces se deleitaba pensando que algún día sería presentado a las mujeres más bellas de París; ya sabría despertar él su interés por medio de alguna acción de mérito. ¿Y por qué no habría de amarle alguna de ellas, como sucediera a Bonaparte, pobre aún, con la brillante Josefina de Beauharnais? Durante muchos años no pasaba una hora sin que Julián no se repitiera que Bonaparte, teniente vulgar y sin fortuna, se había adueñado del mundo con su espada.

  • La cartuja de Parma, ambientada en Italia, trata sobre las vicisitudes de un joven aristócrata que, repudiado por su familia, emprende una carrera entre eclesiástica y política, en la que triunfará a costa de numerosas intrigas y de sacrificar su gran amor.

2.1.2. HONORÉ DE BALZAC (1799-1850) es un escritor romántico en la forma y en el estilo, sobre todo en sus primeras obras, que son folletines históricos y fantásticos. Pero su gran poder de observación y su capacidad de descripción le convirtieron en uno de los creadores de la novela realista.
Hacia 1830 concibe el vasto proyecto literario de la Comedia humana, una colección de novelas que pretende describir exhaustivamente la sociedad: sus clases, sus intereses, sus preocupaciones, sus tipos humanos... Entre ellas, novelas históricas, simbólicas, como La piel de zapa, y policiacas, como Un asunto tenebroso. Balzac intenta reflejar la mayor cantidad posible de escenarios y ambientes sociales, por lo que algunas novelas se agrupan por temas: hay novelas de vida privada; otras son de ambientación parisiense; también hay novelas que se desarrollan en provincias, o que reflejan la vida campestre.
La mayor parte describe críticamente la sociedad de la época. De entre los muchos títulos destacan Eugenia Grandet, centrada en un avaro que impide la felicidad de su hija; y Papá Goriot, que, por el contrario, narra los sacrificios de un padre por satisfacer los enredos y caprichos de sus hijas.

                                               
[Anastasia y Delfina, hijas de Goriot, son una viva muestra de ingratitud hacia su padre. Han conseguido de él una elevada dote y se han casado con hombres de clase alta, pero no tienen ningún amor hacia su padre, quien tanto se ha esforzado por ellas, lo cual entristece mucho a Rastignac]:

¿Quién es? –dijeron las dos mujeres.
–Un viejo que vive por dos luises al mes, en el fondo del Faubourg Saint-Marceau, como yo, pobre estudiante. Un verdadero desgraciado, de quien todos se ríen y al que llamamos el tío Goriot.
–Pero ¡qué criatura es usted! –exclamó la vizcondesa–. La señora de Restaud es una de las hijas de Goriot. […]
–¡Ah! Es su padre –prosiguió el estudiante, con un gesto de horror.
–Pues claro que sí. El buen hombre tenía dos hijas, a las que quería con locura, aunque la una y la otra hayan poco menos que renegado de él.
–La segunda, ¿no se casó –dijo la vizcondesa mirando a la señora de Langeais– con un banquero de nombre alemán, un barón de Nucingen? ¿No se llama Delfina? ¿No es rubia, tiene un palco lateral en la Ópera, asiste también a los Bouffons y se ríe muy alto para hacerse notar? […]
–Han renegado de su padre –repitió Eugenio.
–Pues sí, de su padre –dijo la vizcondesa–; un buen padre que les ha dado quinientos o seiscientos mil francos a cada una, para hacerlas felices casándolas bien, y que no se había reservado para él más que ocho o diez mil libras, creyendo que sus hijas seguirían siéndolo, y que habría creado en ellas dos casas, donde sería adorado, mimado. En dos años, sus yernos lo han barrido de su sociedad, como al último de los miserables…
Unas lágrimas rodaron de los ojos de Eugenio, recién refrescado por las puras y santas emociones de la familia, aún bajo el encanto de las creencias jóvenes, y que no estaba sino en su primera jornada sobre el campo de batalla de la civilización parisina.


2.1.3. GUSTAVE FLAUBERT (1821-1880) es el principal representante de la novela realista, el más moderno y el que legó obras de mayor calidad. Su estilo es cuidado y minucioso, y antepone la calidad de la prosa y la precisión de las descripciones a la complejidad de los argumentos, lo que le llevó a corregir y reescribir frecuentemente sus escritos. También se observa en sus novelas un gran desarrollo psicológico de los personajes.
Escribió novelas históricas como Salambó, relatos como Las tentaciones de San Antonio, y novelas realistas como Bouvard y Pécuchet. Sus dos grandes novelas son:
  • Madame Bovary, su obra maestra y una de las mejores novelas de todos los tiempos. Esta novela, que es una especie de homenaje a Don Quijote de la Mancha y, a la vez, una crítica al Romanticismo, traza un despiadado retrato de un caso de exceso de idealismo en un ambiente de asfixiante vulgaridad provinciana. La protagonista, Emma, es la aburrida mujer de un médico rural, hombre bueno pero vulgar. Emma alimenta su fantasía con lecturas de novelas sentimentales que le llevan a cometer una serie de infidelidades. Al final, abrumada por sus deudas y su situación, acaba suicidándose.
    Entre sus muchos méritos, la novela destaca por su perfección formal y estilística, por el excelente retrato psicológico de la personalidad femenina, y por la forma desapasionada y distante de describir un tema aparentemente escandaloso, como el adulterio.

    SERIE DE LA BBC: http://www.youtube.com/watch?v=2SVeqX8916Q 
    PELÍCULA (1949): http://www.youtube.com/watch?v=lsvPqPBJqu8&feature=related

  • La educación sentimental narra la historia de un joven burgués y de sus frustrados amores con una mujer casada. La triste constatación final de cómo el tiempo arruina toda ilusión constituye una profunda crítica de los ideales de la burguesía.
   
2.2. EL NATURALISMO DE ZOLA                                   Émile Zola (1840-1902) es el iniciador del Naturalismo. Siguiendo el ejemplo de Balzac, escribió una serie de veinte novelas, Los Rougon-Macquart, centrada en las distintas ramas de una familia. En ellas, los personajes están determinados por su herencia biológica, por el ambiente social y por el momento histórico, sin que el individuo pueda hacer nada contra las condiciones que lo determinan.
Sus novelas suelen centrarse en un aspecto concreto. Así, La taberna tiene como tema el desastroso efecto que ejerce el alcohol en las clases trabajadoras; Naná trata sobre la prostitución como vía de escape de las mujeres más desfavorecidas; y Germinal desarrolla las luchas y protestas sociales de la emergente clase proletaria.




3. EL REALISMO RUSO

Rusia irrumpe en el panorama de la literatura europea del XIX con una fuerza inusitada. Los grandes escritores de este siglo reflejan la complejidad de una enorme sociedad sometida al despotismo de los zares y marcada por la miseria de sus campesinos.
   
3.1. NIKOLAI GOGOL (1809-1852) es el iniciador del realismo ruso en sus primeros relatos, en los que aún perviven elementos románticos, como el exotismo en Taras Bulba, o lo fantástico en El retrato, El abrigo y La nariz. Sus relatos frecuentemente tienen intención satírica y presentan la realidad de forma grotesca y deformada, pero también recogen aspectos costumbristas de la sociedad rusa, como en La perspectiva Nevski.
Gogol es también dramaturgo. Su obra teatral El inspector, una de las más importantes del teatro ruso, es una comedia de engaños en la que denuncia la corrupta burocracia zarista. Fue un éxito para un público que entendió la sátira en clave de humor, y al mismo tiempo provocó un escándalo.
Su novela más famosa es Almas muertas, que quedó inacabada porque el autor, víctima de una crisis, quemó el manuscrito de la segunda parte. La novela narra los viajes por Rusia del protagonista, un estafador que compra a los terratenientes los siervos que han fallecido, para así cobrar subsidios del Estado. La travesía de Chichikov (así se llama el protagonista) permite a Gogol reflexionar, a través de un ácido sentido del humor, sobre la miseria del campesinado ruso, la terrible degradación que supone la servidumbre y, en general, el lado oscuro del ser humano.
 

3.2. FIODOR DOSTOIEVSKI (1821-1881) lega a la posteridad una magnífica obra literaria de extremado realismo, caracterizada por la hondura de los problemas existenciales que plantea y por la complejidad psicológica de sus torturados personajes, enfrentados a su propia conciencia, al destino, a la vida o a Dios, y que marcaron profundamente la narrativa rusa posterior.

   Sus primeras novelas, Pobres gentes, Noches blancas, muestran la preocupación del autor por el sufrimiento humano, y anticipan la visión compasiva con los desheredados que se muestra plenamente en Humillados y ofendidos y en El doble.

  Su experiencia en la prisión siberiana se refleja en Apuntes de la casa de los muertos, y su afición por el juego, en El jugador. Apuntes del subsuelo anuncia ya la complejidad psicológica y argumental de sus obras maestras:

a) En Crimen y castigo el joven Raskolnikov comete un crimen, creyéndose por encima de la moral común, pero no puede soportar sus terribles remordimientos y se entrega.

[El protagonista de la novela es un estudiante que apenas tiene dinero para sobrevivir, ni siquiera a través de los esfuerzos de su madre y su hermana Dunia. Raskolnikov se indigna con Dunia porque quiere casarse con un comerciante, y él sabe que el matrimonio es por interés, para ayudarle a él. Así que decide pasar a la acción y matar a una vieja usurera despiadada que guarda mucho dinero en su casa]:

¡Pero qué pálido está usted! ¡Y las manos le tiemblan! Está usted enfermo, ¿eh?

–Tengo fiebre –respondió él con voz convulsa–. ¡Cómo no estar pálido cuando no se come! –añadió a duras penas. Volvían a abandonarle sus fuerzas. Pero la respuesta parecía verosímil; la vieja tomó la prenda.

–¿Qué es esto? –preguntó, mirando otra vez de hito en hito a Raskolnikov y sopesando en su mano el objeto.

–Pues la prenda… La pitillera… de plata… ¡Mírela!

–¡Hum! ¡Cualquiera diría que no es de plata! Viene muy bien envuelta.

Mientras luchaba por deshacer el paquetito, se aproximó a la ventana, buscando la claridad (tenía todas las ventanas cerradas, a pesar del calor sofocante), y por un momento se apartó de Raskolnikov, volviéndole la espalda. Él se desabrochó el abrigo y sacó el hacha del nudo corredizo; pero, sin sacarla del todo, se limitó a sujetársela con la mano derecha por debajo de la ropa. Una gran debilidad le rindió los brazos; sentía cómo de minuto en minuto se le entumecían y se le ponían pesados como el plomo. Tenía miedo de dejar caer el hacha. De pronto, le pareció que se le iba la cabeza.

–¡Vaya; verdaderamente, qué idea hacer un paquete así! –exclamó la vieja, que esbozó un movimiento hacia Raskolnikov.

No había un momento que perder. Él sacó del todo el hacha de debajo del abrigo, la esgrimió con ambas manos, sin darse cuenta de lo que hacía, y casi sin esfuerzo, con gesto maquinal, la dejó caer sobre la cabeza de la vieja. Estaba agotado. Pero no bien hubo dejado caer el hacha, le volvieron las fuerzas.


PELÍCULAS: http://www.youtube.com/watch?v=M5usAsPOSHI
b) El idiota se centra en un bondadoso personaje, el príncipe Mishkin, cuyos dignos principios no le impiden fracasar en su intento de redimir a una mujer por amor.
c) Los hermanos Karamazov es un análisis de la ambigua complejidad del alma humana a través de una familia, con hermanos muy diferentes entre sí, en la que el brutal padre acaba asesinado. En esta novela los personajes se cuestionan temas muy profundos de tipo moral, social y religioso.

d) Los endemoniados es la historia de unos terroristas anarquistas, que reflexiona principalmente sobre el nihilismo, la destrucción y la naturaleza del mal en el hombre.

3.3. La amplia obra de LIEV TOLSTOI (1828-1910) forma un gigantesco cuadro descriptivo de la idiosincrasia y las costumbres rusas. En sus novelas aborda con realismo la situación del hombre frente a una sociedad hostil, busca la simplicidad expresiva, conseguida gracias a una cuidada elaboración, y analiza con profundidad el carácter de sus personajes.
  En su juventud escribió una autobiografía en tres partes y reflejó su experiencia bélica en los Apuntes de Sebastopol, cuyo crudo realismo le causó problemas con la censura.
  Sus dos grandes novelas, obras maestras de la literatura universal, son:

1. La monumental Guerra y paz, que es una crónica épica de las campañas de Napoleón en Rusia a través de los avatares de dos familias nobles. Partiendo del episodio histórico, Tolstoi hace una radiografía social y moral de la Rusia de principios de siglo XIX, y expone en la novela toda una teoría sobre la concepción de la Historia.

PELÍCULA:  http://www.youtube.com/watch?v=fciDG82JfHU&feature=related

2. Ana Karenina narra una pasión amorosa que lleva a Ana, la protagonista, al adulterio y al suicidio. Junto al fino análisis psicológico destaca la crítica a la rigidez de las convenciones sociales.

[El matrimonio entre Ana y Karenin es insostenible. Ana se va de casa y desea que su esposo le conceda el divorcio para poder vivir tranquilamente con Vronsky, mantener sus derechos legales con su hijo y que la hija que ha tenido con él pueda recibir su apellido. Sin embargo, Karenin, pese a haber perdonado a su esposa, no está dispuesto a conceder el divorcio, ya que va contra sus férreos principios y contra sus propios intereses]:
  Alexey Alexandrovich, con la cara contraída por la agitación, murmuró algo para sus adentros, pero no contestó. Lo que a Stepan Arkadievich le parecía tan sencillo él lo había pensado miles y miles de veces. Y no solo no lo consideraba sencillo, sino completamente imposible. El divorcio, cuyos detalles conocía ya, le parecía imposible ahora porque el sentimiento de su propia dignidad y el respeto por la religión no le permitían asumir la culpabilidad de un adulterio ficticio y aún menos tolerar que su mujer, a quien había perdonado y a la que amaba, fuese culpada y cubierta de oprobio. El divorcio le parecía imposible, además, por otras causas aún más importantes.

 ¿Qué sería de su hijo si se divorciaba? Era imposible dejarlo con la madre. La madre divorciada tendría una familia ilegítima, en la que la situación del hijastro sería probablemente mala. ¿Quedarse él con el niño? Sabía que era una venganza por su parte, y no lo deseaba. Y sobre todo, le parecía imposible porque, al consentir el divorcio, sería el causante de la perdición de Ana. Habían llegado al fondo de su alma las palabras que le dijera Daria Alexandrovna en Moscú, afirmando que al pedir el divorcio no pensaba más que en sí mismo y causaba la ruina definitiva de su mujer. Relacionando estas palabras con su perdón, con su cariño a los pequeños, las entendía ahora a su manera. Si consentía en el divorcio, dejaba libre a Ana, es decir, arrebataba los últimos lazos que lo unían a la vida –a los niños, a los que tanto quería–, el último apoyo para el camino del bien, y empujaba a Ana al abismo.

   Si Ana se convertía en una mujer divorciada, Karenin sabía que se uniría a Vronsky, siendo sus relaciones ilegítimas y culpables, porque para la mujer, según la ley de la Iglesia, no puede haber otro esposo mientras viva el primero. «Ana se uniría a él y al transcurrir uno o dos años, la abandonará o ella entablará relaciones con otro –pensaba Alexey Alexandrovich–. Y yo, dando mi consentimiento para este divorcio lícito, seré el culpable de su perdición.» Karenin había pensado esto miles de veces y estaba convencido de que la cuestión del divorcio no solo no era sencilla, como decía su cuñado, sino completamente imposible.


  Convertido en un patriarca de la cultura rusa, escribe las novelas cortas La muerte de Ivan Ilich, sobre la toma de conciencia de la muerte, y La sonata a Kreutzer, sobre el amor en el matrimonio. Su última novela, Resurrección, refleja las ideas religiosas de su vejez, fruto de una crisis espiritual, que predican una especie de anarquismo cristiano basado en la caridad y el amor a los desheredados.

ESQUEMAS DE LA LITERATURA REALISTA Y NATURALISTA

1. CONTEXTO HISTÓRICO


- Entre 1843 y 1868 se extiende el reinado de Isabel II, que termina con La Gloriosa. Se inicia entonces un periodo revolucionario en el que se suceden el reinado de Amadeo I de Saboya, la Primera República y la Restauración de la monarquía con Alfonso XII, tras el pronunciamiento de Martínez Campos. En 1885 se inicia la Regencia de María Cristina. En América, España pierde Cuba, Puerto Rico y Filipinas en 1898 (el desastre del 98), y desaparece el imperio colonial.

- Se produce cierto crecimiento de la banca, de la industria y del comercio, pero los beneficios no terminan de llegar al pueblo, por lo que aparecen los primeros movimientos obreros. La población crece, aunque sigue siendo eminentemente rural. Se concibe la educación como una herramienta de regeneración del país, y, en su desarrollo, influye el krausismo, difundido por Julián Sanz del Río y por Francisco Giner de los Ríos, fundador de la Institución Libre de Enseñanza, así como por Joaquín Costa, Galdós o Clarín.



2. CONTEXTO LITERARIO

- El Realismo: corriente literaria que sustituye la imaginación, el subjetivismo y la evasión propias del Romanticismo, por la observación de la realidad cotidiana. La novela se convierte en el género predilecto, en ella se ciuda, especialmente, la verosimilitud. El estilo se vuelve minucioso, detallado, y los novelistas experimentan con nuevas técnicas, como el estilo indirecto libre o la novela dialogada.
  Los escritores españoles están influidos por los europeos: Sthendal (Rojo y Negro), Dickens (Oliver Twist) , Honoré de Balzac (Comedia humana) y Flaubert (Madame Bovary)

- El Naturalismo: a finales del XIX se desató una polémica entre intelectuales y escritores sobre qué es el Naturalismo creado por el francés Èmile Zola, y Emilia Pardo Bazán decide publicar una recopilación de artículos, La cuestión palpitante, en la que defiende el movimiento.
  Zola pretendía aplicar a la literatura el método experimental de Claude Bernard, especialmente en lo referente al determinismo biológico. Elegía personajes y ambientes sórdidos y los describía con un detallismo exhaustivo.

3. LA NOVELA REALISTA Y NATURALISTA. AUTORES.

3.1. Autores realistas

- Pedro Antonio de Alarcón: El sombrero de tres picos, El Niño de la Bola.
- Juan Valera: Pepita Jiménez, Juanita la Larga
- José María de Pereda: Sotileza, Peñas arriba

- BENITO PÉREZ GALDÓS






  Nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1843. A los diecinueve años se marchó a Madrid a cursar Derecho, pero abandonó los estudios para dedicarse al periodismo y a la literatura. Su calidad literaria y su laborioso trabajo lo convierten en el autor más importante de su tiempo. La situación política española lleva a Galdós a unirse a los republicanos, en cuyas filas es elegido diputado en 1907; en 1909 es co-presidente de la Conjunción Republicano-Socialista junto a Pablo Iglesias. Sus últimos años son difíciles: en 1912 fracasa su candidatura al Premio Nobel por la oposición beligerante de los conservadores españoles; con su salud ya quebrantada, se ve obligado a dictar sus últimas obras porque se está quedando ciego. Postrado por la enfermedad y agobiado por las dificultades económicas, muere en Madrid en 1920.

“EPISODIOS NACIONALES”: Constituidos por cuarenta y seis novelas dispuestas en cinco series de diez episodios cada una (excepto la última, que quedó inacabada con solo seis), pretenden reconstruir de forma novelada la historia del siglo XIX español. Los “Episodios” son un intento de entender desde la literatura los conflictos que dividen la sociedad española desde la que novela Galdós, quien acude a la Historia para explicar su propio presente y las convulsiones político-sociales que siguen al derrocamiento de la monarquía borbónica en 1868.

LAS NOVELAS GALDOSIANAS

A) Primeras novelas: Publicadas durante la década de los setenta, casi todas son novelas de tesis en las que se contraponen dos ideologías, conservadora y liberal. Faldós no oculta sus simpatías por la España liberal, y la intención didáctica de las obras es explícita. Títulos de esta época son “La Fontana de Oro”, “Doña Perfecta”, “Gloria”, “Marianela” y “La familia de León Roch”.



B) Novelas españolas contemporáneas: Así llamó Galdós a las novelas que publicó a partir de “La desheredada” (1881). Esta magnífica obra, influida en parte por las ideas naturalistas de Zola, no presenta ya de forma elemental acciones y personajes, sino que estos son fruto ahora de una cuidada evolución psicológica. Algunas otras novelas de este periodo son “El amigo Manso”, “La de Bringas”, “Miau”. Todas estas obras analizan con maestría el mundo de la clase media. 
  La visión galdosiana de esta sociedad burguesa se plasma genialmente en “Fortunata y Jacinta” (1886-1887), su obra más ambiciosa. Se trata de una novela extensa y cuidadosamente construida, que desarrolla, sobre la base de diversos triángulos amorosos, la convulsa vida social madrileña entre 1873 y 1876, entrelazando calculadamente los elementos de ficción y los históricos. 

 
"Isidorita Rufete, ¿conoces tú el equilibrio de sentimientos, el ritmo suave de un vivir templado,
deslizándose entre las realidades comunes de la vida, las ocupaciones y los intereses? ¿Conoces este ritmo que es como el pulso del hombre sano? No; tu espíritu está siempre en estado de fiebre. Las exaltaciones fuertes no cesan en ti sino resolviéndose en depresiones terribles, y tu alegría loca no cede sino ahogándose en tristezas amargas. ¿Persistes en creerte de la estirpe de Aransis? Sí; antes perderás la vida que la convicción de tu derecho. Bien; sea. Pero deja al tiempo y a los Tribunales que resuelvan esto, y no te atormentes, construyendo en tu espíritu una segunda vida ilusoria y fantástica. Ten paciencia, no te anticipes a la realidad; no te trabajes interiormente; no saborees con falsificada
sensibilidad goces de que están privados tus sentidos. Miquis te ha dicho, bien lo sabes, que eso es un vicio, un puro vicio, como tantos otros hábitos repugnantes, como la embriaguez o el juego, y de ese vicio nace una verdadera enfermedad. El pensamiento se pone malo, como las muelas y el pulmón, y ¡ay de ti si llegas a un estado morboso que te impida disfrutar luego de la realidad lo que ahora quieres gozar, en sueños, contraviniendo a las leyes del tiempo y del sentido común!
[...] Voz de la conciencia de Isidora o interrogatorio indiscreto del autor, lo escrito vale"

"La desheredada"


C) Últimas novelas: La crisis de la estética realista y el interés por buscar nuevos cauces expresivos se manifiestan claramente en sus novelas desde 1889. De este periodo son “La incógnita, “Realidad”, “Ángel Guerra”, “Tristana”, la tetralogía que tiene por protagonista al usurero Torquemada, “Nazarín”, “Misericordia”, “El caballero encantado”. En todas ellas ensaya originales procedimientos narrativos: novelas dialogadas, narraciones epistolares, introducción de elementos fantásticos, sueños, símbolos, etc. En algunas es también visible la influencia del espiritualismo en la novela finisecular europea.
  
  3.2. Autores naturalistas

- Emilia Pardo Bazán: Los pazos de Ulloa, La sirena negra

- LEOPOLDO ALAS CLARÍN 

  Aunque destaca por sus cuentos (¡Adiós, Cordera!, Pipá) o por su segunda novela Su único hijo, la obra maestra de Clarín es “La Regenta(1885), que se encuadra dentro de dos modelos típicos de la novela realista: la novela de adulterio y la novela de sacerdote. 
  Los protagonistas son dos: Ana Ozores y el Magistral, Fermín de Pas. Ambos personajes tienen en común su desclasamiento: ella, hija de un aristócrata liberal, acaba como esposa del viejo regente de la Audiencia, y añora la madre que no tuvo y un hijo que no tendrá; él, de humildísima procedencia y sometido a la férrea voluntad de su madre, está escalando a los más altos puestos de poder. El tercer personaje en importancia es Álvaro Mesía, dirigente liberal de la provincia y tenorio por excelencia de la misma. Pero, en el fondo, la auténtica protagonista de la novela es la hipócrita sociedad provinciana: Clarín refleja en Vetusta (nombre literario de Oviedo) las mezquindades y frustraciones de la sociedad española de la Restauración.
  En cuanto a la técnica novelística, el narrador, en consonancia con los principios naturalistas, se distancia de sus personajes y deja que ellos mismos vayan construyendo sus historias particulares mediante el uso del estilo indirecto libre.     

https://www.youtube.com/watch?v=qbXYmX4A9ZA

   "Ana corrió con mucho cuidado las colgaduras granate, como si alguien pudiera verla desde el tocador. Dejó caer con negligencia su bata azul con encajes crema, y apareció blanca toda, como se la figuraba don Saturno poco antes de dormirse, pero mucho más hermosa que Bermúdez podía representársela. Después de abandonar todas las prendas que no habían de acompañarla en el lecho, quedó sobre la piel de tigre, hundiendo los pies desnudos, pequeños y rollizos en la espesura de las manchas pardas. Un brazo desnudo se apoyaba en la cabeza algo inclinada, y el otro pendía a lo largo del cuerpo, siguiendo la curva graciosa de la robusta cadera. Parecía una impúdica modelo olvidada de sí misma en una postura académica impuesta por el artista. Jamás el Arcipreste, ni confesor alguno había prohibido a la Regenta esta voluptuosidad de distender a sus solas los entumecidos miembros y sentir el contacto del aire fresco por todo el cuerpo a la hora de acostarse. Nunca había creído ella que tal abandono fuese materia de confesión.
   Abrió el lecho. Sin mover los pies, dejose caer de bruces sobre aquella blandura suave con los brazos tendidos. Apoyaba la mejilla en la sábana y tenía los ojos muy abiertos. La deleitaba aquel placer del tacto que corría desde la cintura a las sienes.
-«¡Confesión general!» -estaba pensando-. Eso es la historia de toda la vida. Una lágrima asomó a sus ojos, que eran garzos, y corrió hasta mojar la sábana.
Se acordó de que no había conocido a su madre. Tal vez de esta desgracia nacían sus mayores pecados.
«Ni madre ni hijos"
  "Uno de los recreos solitarios de don Fermín de Pas consistía en subir a las alturas. Era montañés, y por instinto buscaba las cumbres de los montes y los campanarios de las iglesias. En todos los países que había visitado había subido a la montaña más alta, y si no las había, a la más soberbia torre. No se daba por enterado de cosa que no viese a vista de pájaro, abarcándola por completo y desde arriba. Cuando iba a las aldeas acompañando al Obispo en su visita, siempre había de emprender, a pie o a caballo, como se pudiera, una excursión a lo más empingorotado. En la provincia, cuya capital era Vetusta, abundaban por todas partes montes de los que se pierden entre nubes; pues a los más arduos y elevados ascendía el Magistral, dejando atrás al más robusto andarín, al más experto montañés. Cuanto más subía más ansiaba subir; en vez de   fatiga sentía fiebre que les daba vigor de acero a las piernas y aliento de fragua a los pulmones. Llegar a lo más alto era un triunfo voluptuoso para De Pas. Ver muchas leguas de tierra, columbrar el mar lejano, contemplar a sus pies los pueblos como si fueran juguetes, imaginarse a los hombres como infusorios, ver pasar un águila o un milano, según los parajes, debajo de sus ojos, enseñándole el dorso dorado por el sol, mirar las nubes desde arriba, eran intensos placeres de su espíritu altanero, que De Pas se procuraba siempre que podía. Entonces sí que en sus mejillas había fuego y en sus ojos dardos. En Vetusta no podía saciar esta pasión; tenía que contentarse con subir algunas veces a la torre de la catedral". 


- Armando Palacio Valdés y Vicente Blasco Ibáñez: Cañas y barro, La Barraca         



PINTURA DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XIX










lunes, 27 de octubre de 2014

CURSO ACELERADO DE REDACCIÓN

  Uno de los problemas que encontramos al redactar es utilizar verbos con significados imprecisos. Para no repetir una y otra vez las mismas palabras, deberíamos acostumbrarnos a utilizar sinónimos.

  Haz estos ejercicios como entrenamiento:

 1. En los siguientes enunciados, sustituye el verbo dar por otros verbos sin que se repita ninguno:

La noticia me ha dado una profunda impresión.
Es una persona que no da confianza.
¿Te importa darme tu bolígrafo para que firme aquí?
Te voy a dar uno de mis libros favoritos.
Sus voces daban miedo.
La televisión no suele dar noticias culturales.
Le dieron una paliza.
El hijo les ha dado muchas alegrías.
Tengo que ir al banco a ver si me dan un crédito.
Ha dado una fiesta en su casa.

2. En los siguientes enunciados, sustituye el verbo echar por otros verbos sin que se repita ninguno:

El árbitro lo echó del campo
Creo que tienes que echar más sal a la sopa
Esta noche echarán una película de aventuras
Eso echa un olor insoportable
El camión echa mucho humo
Voy al Ministerio a echar una instancia
El Ministro ha echado al Director General
Voy a echarme un trago de agua
Echó un discurso lleno de tópicos.
Yo no echo dinero a la lotería
¿Tú cuántos años me echas? 

3. En los siguientes enunciados, sustituye la palabra cosa por otras sin que se repita ninguna:

¿De qué cosa trata el libro?
La vanidad es una cosa que no soporto
No me parece una cosa tan saludable hacer deporte
Eso es una cosa que me atañe a mí
En el nuevo trabajo tengo demasiadas cosas que hacer
Hay cosas que permiten afirmar que va a mejorar la situación
Estudiar este tema para mañana es una cosa fácil
¿Por qué te da cosa decírselo?
La fruta es una de las cosas que más me gusta
Ese artista hace unas cosas preciosas con la maderaHay cosas que no sé cómo resolver
Te comprometes en cosas que luego no puedes realizar

4. En los siguientes enunciados, sustituye el verbo hacer por otros verbos sin que se repita ninguno:

Hoy hace un sol espléndido
Tengo que ir a Secretaría a que me hagan un certificado
En el colegio hicieron una fiesta de disfraces
Ese escritor también hace poesías
Todavía hay sastres que hacen trajes a medida
Nadie hizo preguntas en el coloquio
No te hagas tantas ilusiones
En esta obra de teatro no me apetece hacer ningún papel
El lunes haré un viaje de siete días por Grecia
Mi hermano ha hecho Biológicas
Hemos hecho 700 kilómetros al día