jueves, 15 de enero de 2015

PINTURA MODERNISTA







MODERNISMO Y GENERACIÓN DEL 98

MODERNISMO Y GENERACIÓN DEL 98
  
I. CONTEXTO HISTÓRICO-LITERARIO

    “El problema de España”, que se hizo especialmente acuciante a finales del XIX, no se basó exclusivamente en un enfrentamiento entre liberales y conservadores, sino que en él intervinieron multitud de factores, entre los que se cuentan el atraso en la industrialización, el desarrollo urbano, la emigración de los campesinos, la tiranía de una burguesía oligárquica durante la Restauración y la incipiente organización del proletariado.  
    Este desequilibrio nacional se enmarca, además, en un proceso de transición desde una historia europeísta hacia un nuevo orden mundial, proceso que desembocará, finalmente, en la Primera Guerra Mundial. 1914 supone la ruptura definitiva con el siglo XIX: los valores que habían aportado seguridad al hombre europeo (el positivismo, el progreso, el pragmatismo, el materialismo, etc.) fracasan estrepitosamente. Se sufre, en consecuencia, el llamado “mal del siglo”: se extiende por la sociedad el convencimiento de que la realidad es incognoscible, de que existen hechos que escapan de la percepción sensorial, de que la razón no lo puede todo, de que Dios y la religión se difuminan como en una nebulosa… La población se ve sumergida en una sensación generalizada de pesimismo, de hastío vital, y, como es fácilmente deducible, este sentimiento de fracaso afectará de manera especial a una pequeña potencia insuficientemente desarrollada, como España, que se ve de pronto en el centro del conflicto mundial por su posesión de las colonias de Ultramar, territorios ambicionados por EEUU y que acabará por perder definitivamente en el “desastre” del 98.

    Desde esta perspectiva socio-histórica, el Modernismo y la Generación del 98 son dos caras de una misma moneda, ya que ambos movimientos estéticos reflejan la sensación de crisis finisecular, y entran a formar parte de un estilo de época que intenta romper con los valores y las formas de vida de una burguesía tradicional, que ha conducido a la sociedad al desastre. 


1. MODERNISMO: Se conoce como modernismo la corriente literaria que surgió en Hispanoamérica en torno a 1880, por obra de un grupo de escritores inconformistas que, con el poeta nicaragüense Rubén Darío a la cabeza, se rebelaron contra la literatura realista anterior, los gustos estéticos conservadores y el materialismo burgués del que hacían gala las clases dirigentes. Su rebeldía apuntaba a una voluntad de transformar las jóvenes repúblicas hispanoamericanas para acercarlas a las formas de vivir y pensar de los países más avanzados (Francia, en particular).
           Importantísima es la influencia de la literatura francesa, en concreto de:

a) Parnasianismo: toma su nombre de la publicación en 1866 de una antología de jóvenes poetas franceses con el título de "Parnasse contemporain". Los parnasianos defienden el ideal del "arte por el arte": frente al creciente utilitarismo, el arte y la belleza están por encima del bien y del mal y son el único consuelo de la vida. El Parnasianismo influye por su anhelo de perfección formal, por su afición al detalle y por el gusto por la mitología griega, el exotismo oriental, las civilizaciones antiguas...

b) Simbolismo: aparece, en sentido estricto, a mediados de los años 80. Los poetas franceses más destacados, dentro de esta corriente, son Stephane Mallarmé y Paul Verlaine.
   Para los simbolistas,  la poesía se convierte en un instrumento de conocimiento que intenta ascender a una realidad suprarracional. Lo inefable sólo puede evocarse a través del símbolo y el ritmo musical de los versos, como explica Valle-Inclán en La lámpara maravillosa”. La influencia de este movimiento se percib en el uso de  aliteraciones, adjetivos ornamentales, imágenes sugerentes, símbolos, atrevidas sinestesias, vocablos exóticos, cultismos, neologismos, profusión de palabras esdrújulas... El ansia de renovación y el deseo de musicalidad conducen a una gran variedad métrica. Por influencia de los simbolistas franceses, se emplean los alejandrinos y los versos libres; en su anhelo de novedades rítmicas, los modernistas imitan la métrica clásica, si bien no rechazan el uso de esquemas métricos tradicionales (sonetos, coplas, seguidillas,  romances, silvas, serventesios...).



2. GENERACIÓN DEL 98: A partir de 1913, fecha en la que Azorín utilizó el concepto de Generación del 98 para referirse a los nuevos escritores de esta época, se extendió la distinción entre los escritores que se refugiaban en el esteticismo como rechazo del mundo, para los que se reservó el marbete de modernistas, y aquellos que, como Unamuno, Baroja o el propio Azorín, mostraban una actitud crítica ante la realidad, defendían la necesidad de cambios y adoptaban un compromiso social y político explícito. Estos últimos constituirían la Generación del 98. En realidad, los escritores de ambos grupos mantuvieron una relación personal y literaria constante, sin hacer diferencias entre unos y otros.



II. RASGOS DE LA LITERATURA DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

   A principios del siglo XX, la concepción de la Literatura da un giro radical hacia una nueva sensibilidad artística, que defiende el arte por el arte y la renovación de una forma de escribir caduca, lo que no es sino un síntoma de ruptura definitiva con la sociedad decimonónica.

1. Renace el gusto romántico por épocas pretéritas y por países exóticos. En España, los escritores de fin de siglo defienden el mito de una Castilla antimercantil, austera y espiritual, en la que ven la esencia de España.

2. Hay una especie de complacencia en lo mortecino y ruinoso (decadentismo).

3. Se extiende una sensación general de hastío vital (spleen). Es característico en los textos de los jóvenes escritores el enfrentamiento entre intelectualismo y vitalismo, de forma que, siguiendo a Schopenhauer, se defiende que el pensamiento y la reflexión conducen al dolor. 

4. Es muy frecuente en la literatura modernista la aparición del erotismo, a veces conviviendo con el decadentismo y el malditismo.

5.  Los modernistas desean saltar por encima de las fronteras, son cosmopolitas y su meca es París.

6. La insatisfacción con el mundo es la causa de la angustia existencial que lleva a estos escritores a buscar lo trascendente más allá de las apariencias, búsqueda que se manifiesta en un espiritualismo exacerbado, en la identificación de Dios con la naturaleza (panteísmo), en el interés por los fenómenos inconscientes y en la afición por doctrinas esotéricas.

7. Ese anhelo de trascendencia conduce a una nueva Estética en la que se exalta la Belleza como el ideal supremo: el esteticismo es un culto casi religioso a la Belleza.



LA POESÍA ESPAÑOLA DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XX. AUTORES Y OBRAS

1. RUBÉN DARÍO

    La obra de Rubén Darío (1867-1916) fue punto de referencia inexcusable de la lírica hispana contemporánea a ambos lados del Atlántico. Ya con su libro en prosa y verso Azul (1888) se ponen de manifiesto los pilares de una nueva estética, en la que se renuevan tanto la métrica como el vocabulario poético, se exaltan la Grecia clásica y el siglo XVIII, se prefieren ambientes exóticos, se advierte una acentuada preocupación por el ritmo y la musicalidad de los versos, etc. El rechazo a lo español es explícito y los modelos poéticos son los parnasianos franceses y otros poetas como Walt Whitman.
   Es en Prosas profanas (1896) cuando el Modernismo de Rubén Darío llega a su cenit. Un mundo brillante de belleza y colorido se encarna en nuevas combinaciones estróficas y en versos desconocidos en la tradición métrica hispánica (el alejandrino, el eneasílabo, el dodecasílabo...).
    La exuberancia formal se depura y atenúa en Cantos de vida y esperanza (1905), obra de madurez, que se sitúa ahora en la línea del Modernismo intimista, más meditativo y menos esplendoroso. Hay en ella un ahondamiento espiritual que refrena la exaltación vital del primer Modernismo y acentúa el tono nostálgico y hasta la amargura existencial que sólo esporádicamente se advertía en los libros anteriores. Junto a la poesía reflexiva y melancólica, aparece también en Cantos de vida y esperanza una poesía civil que reivindica los valores de la vieja comunidad hispana frente al imperialismo yanqui, percibido ahora como la verdadera amenaza para los pueblos americanos, una vez superado y extinguido el antiguo colonialismo hispano.



2.  MANUEL MACHADO
    En su poemario Alma, toma estrofas y elementos del folclore andaluz


 3. MIGUEL DE UNAMUNO
       En su primera novela, Paz en la guerra sigue el modelo realista (aparece el concepto de Intrahistoria). En 1902 aparece Amor y pedagogía, novela que rompe con las formas de narración tradicionales y se aproxima al género del ensayo.
    En las siguientes novelas, a las que llama “nivolas”, muestra su preocupación por España y la lucha entre la fe y la razón. Sus obras más destacadas son  La tía Tula, Niebla, San Manuel Bueno, mártir.
   En lírica, destacan los poemarios El cristo de Velázquez y Romancero del destierro, en los que demuestra ser un poeta culto, que huye de la sonoridad fácil, porque cree que el sentimiento poético ha de pasar por el filtro de la reflexión.

4.  PÍO BAROJA
    En su vasta producción pueden señalarse dos etapas, según las distingue él mismo en sus memorias: una, de 1900 a la guerra mundial; desde la guerra del 14 hasta ahora. A estas dos épocas cabría añadir una tercera, la correspondiente a los últimos veinte años de vida del autor.
  La primera etapa es la más importante literariamente. Aparecen en ellas obras muy significativas: "Camino de perfección", "La lucha por la vida" (trilogía compuesta por "La busca", "Mala hierba" y "Aurora roja"), "El árbol de la ciencia". Sus protagonistas se caracterizan por su inadaptación y su enfrentamiento con el mundo. En esta época escribe también novelas de acción y aventuras, que preludian sus novelas posteriores: "Zalacaín el aventurero", "Las inquietudes de Santi Andía".
    El proyecto más ambicioso de su seguna es el intento  de escribir novela histórica: un poco en la estela de los "Episodios Nacionales", redacta las 22 novelas que integran las "Memorias de un hombre de acción". 
   Después de la Guerra Civil, la capacidad creativa de Baroja decae, aunque esta es la época en que escribe sus memorias, su obra más importante de este período.
    Frente a la novela orgánica y cerrada del Realismo, Baroja propone una novela abierta y cambiante, cuyo rasgo fundamental debe ser su amenidad, lo que se refleja en rasgos como la acción ininterrumpida, los rápidos cambios de escenarios, la profusión de personajes, la concentración de escenas dialogadas.


5. JOSÉ MARTÍNEZ RUIZ, AZORÍN
   Se interesó desde muy joven por el krausismo y el anarquismo. Algunas de sus novelas son La voluntad, Confesiones de un pequeño filósofo. En su estilo, destaca la sintaxis breve, con  muchas descripciones.


6. RAMÓN MARÍA DEL VALLE-INCLÁN
     Son sus cuatro Sonatas, subtituladas Memorias del Marqués de Bradomín, las obras más importantes de su primera época: Sonata de otoño, Sonata de estío, Sonata de primavera, Sonata de invierno.  Estas novelas son modernistas por su sugerencia musical y simbolismo, pero también por la caracterización del personaje de Bradomín como un dandy aristocrático.
   En las tres novelas de La guerra carlista (Los cruzados de la causa, El resplandor de la hoguera, Gerifaltes de antaño) Valle-Inclán narra episodios de la última guerra de ese nombre acaecida en España en el siglo anterior. Técnicamente, estas novelas presentan rasgos que las alejan del molde de las novelas realistas: tendencia al fragmentarismo, estructura episódica, capítulos breves a veces temporalmente dislocados, atención preferente al lenguaje por encima de todo.
    Las fronteras entre narración y teatro se diluyen en su etapa de los Esperpentos: las grandes novelas de estos años (Tirano Banderas, El ruedo ibérico: La corte de los milagros, Viva mi dueño, Baza de espadas) están próximas a los esperpentos teatrales no sólo en estilo, lenguaje y configuración de personajes, sino también en la relevancia que adquiere el diálogo y en la subordinación a él de la narración y la descripción, reducidas en muchas ocasiones a acotaciones impresionistas próximas a las del modernos guion cinematográfico.


7. ANTONIO MACHADO (Lírica)
    En 1903 publica su primer poemario, “Soledades”: pretende captar en sus versos lo que él llama universales del sentimiento; es muy característico el empleo de símbolos, con los que trata de escudriñar el misterio de lo escondido (el camino, el espejo, el laberinto, la fuente, el mar, la tarde, el otoño, etc.). 
   En 1907 reedita “Soledades”  bajo el título de “Soledades. Galerías. Otros poemas”. Se acentúa la línea intimista, y se incorporan nuevos símbolos, como el de las galerías del alma, con el que Machado pretende sugerir el interior de la conciencia. Se percibe una sensación general de angustia por el fluir incontenible del tiempo y por la premonición de la muerte.
   En Campos de Castilla” (1912)  pasa a primer plano la realidad exterior. Aunque el poeta conserva el uso del símbolo, describe lugares reales que, muchas veces, se pueblan de personas o aluden a circunstancias históricas.   Un nuevo tipo de poesía hace también su aparición en este poemario: la poesía sentenciosa de tipo filosófico y moral que integra la serie “Proverbios y Cantares”.

   En “Nuevas Canciones” (1924) incluye un nuevo centenar de “Proverbios y Cantares”, en los cuales desgrana sus inquietudes filosóficas. Se vale para ello de una serie de escritores apócrifos a través de los que expone sus ideas (Abel Martín y Juan de Mairena son los más destacados).
     Entre los últimos textos poéticos de Machado, merecen destacarse las “Canciones a Guiomar” y los versos escritos durante la Guerra Civil, en los que muestra su compromiso cívico y político.


8. JUAN RAMÓN JIMÉNEZ
  concibe desde muy pronto su creación poética como parte de una obra total: la suya es una poesía en sucesión, una obra en marcha hacia la Belleza.

A. La poesía en verso

A.1. La época sensitiva.  Sus libros “Ninfeas” y “Almas de violeta” muestran un tono decadente y neorromántico; “Rimas”, además de la evidente huella de Bécquer, deja traslucir la influencia de los simbolistas franceses; “Arias tristes” y “Jardines lejanos” sitúan la poesía de su autor en la órbita del Simbolismo.
    Durante su estancia en Moguer, compone “Elejías”, “Las hojas verdes”, “Baladas de primavera”, “Pastorales”, “La soledad sonora”, “Poemas májicos y dolientes”…Estío” es ya un claro exponente del cambio: estamos ahora ante una poesía a la vez conceptual y formalmente sencilla, rasgos básicos de la segunda etapa del poeta.
                                            
A.2. La época intelectual. Se inicia con un libro capital de la lírica contemporánea “Diario de un poeta recién casado” (1917). Este poemario rompe con el Modernismo finisecular y abre la poesía española a las innovaciones vanguardistas: verso libre, poemas en prosa, enumeraciones caóticas, frases en inglés, uso del collage, etc. La paulatina desaparición de la anécdota conduce a una poesía pura o desnuda que busca la expresión de lo inefable casi a la manera de los viejos místicos.
    Eternidades”, “Piedra y cielo”, “Poesía” y “Belleza” prosiguen el proceso de intelectualización y abstracción. Los poemas son ahora breves y densos. “La estación total” recoge los poemas escritos por Juan Ramón Jiménez entre 1923 y 1936. La índole metafísica de sus versos es progresivamente mayor: resulta clave en ellos el concepto de conciencia, una conciencia que debe permitir al yo escapar de los límites espaciales y temporales que impone la muerte; la conciencia así ensanchada se asocia con la plenitud y la eternidad.

A.3. La etapa suficiente o verdadera. Comprende toda su producción en los años del exilio. “En el otro costado” aparece “Espacio”, un poema en prosa que recrea líricamente los conceptos esenciales del último Juan Ramón (la unidad profunda de todo lo existente, la visión panteísta de la realidad, la conciencia del poeta como Dios que da sentido al mundo). En “Dios deseado y deseante” se llega a la posesión de esa conciencia que se identifica con Dios, un Dios que nada tiene que ver con el cristiano, pues lo ha creado el poeta, fruto de su esfuerzo casi místico de depuración y perfección (la Belleza).

B. La poesía en prosa
                              
  Destaca “Platero y yo”, que se editó por vez primera en 1914, si bien su versión definitiva, muy ampliada, apareció en 1917. En este libro, con un estilo en el que abundan los rasgos modernistas, pero en el que se hace evidente el propósito de superación del Modernismo, el escritor muestra su anhelo de gozosa armonía con la Naturaleza.

RESEÑA DE "DON JUAN TENORIO" TEATRO PAVÓN

http://cultura.elpais.com/cultura/2015/01/08/actualidad/1420738330_388704.html

PERÍFRASIS VERBALES

Una perífrasis verbal es una construcción integrada por dos formas verbales: la primera es un verbo auxiliar y la segunda, una forma no personal (infinitivo, gerundio o participio); entre ambas puede aparecer un nexo, que suelen ser las preposiciones a o de o la conjunción que (tenemos que ayudar, se puso a protestar, acaban de llegar). El verbo auxiliar, que pierde o ve modificado su significado habitual, es el portador de los morfemas de persona, número, tiempo, aspecto y modo; en cambio, la forma no personal es la portadora del significado léxico.

   La pérdida de significado léxico del verbo auxiliar es lo que permite reconocer la perífrasis y distinguirla de otras construcciones en las que el verbo conjugado tiene valor pleno y la forma no verbal funciona como su complemento:

A. PERÍFRASIS VERBAL                       B. FORMAS VERBALES DISTINTAS

Viene avisándote desde hace meses            Viene pensando en sus problemas desde casa
Anda criticando a todos                              Anda arrastrando los pies
En ese momento se echó a reír                    Se echó a descansar en el sofá

 1. PERÍFRASIS ASPECTUALES

PERÍFRASIS INGRESIVA (acción a punto de comenzar o en sus inicios)
Ir a, pasar a, estar al, estar para, estar a punto de, comenzar a, echarse a, empezar a, meterse a, ponerse a, romper a, soltarse a + INFINITIVO


PERÍFRASIS DURATIVA (acción en su desarrollo)

Estar, andar, continuar, llevar, seguir, ir, venir + GERUNDIO
Traer + PARTICIPIO
PERÍFRASIS REITERATIVA (acción que se repite)
Soler, volver a + INFINITIVO


PERÍFRASIS TERMINATIVA (acción acabada o concebida en su resultado)
Acabar de, acabar por, alcanzar a, cesar de, concluir de, dejar de, llegar a + INFINITIVO

Estar, dejar, llevar, quedar, tener+ PARTICIPIO



2. PERÍFRASIS MODALES

A. De necesidad o de obligación: tener que+ infinitivo, haber de + infinitivo, deber+infinitivo, hay que+ infinitivo

B. De probabilidad o de posibilidad: deber de+ infinitivo, poder+ infinitivo, venir a + infinitivo 



LOCUCIONES VERBALES Una locución verbal es una construcción formada por el verbo y un complemento que se han asimilado hasta tal punto que constituyen una expresión unitaria:  sacar de quicio, dar la nota, poner de vuelta y media, echar de menos, tener en cuenta, echar en cara, dar de lado….

sábado, 29 de noviembre de 2014

SEMÁNTICA


   La Semántica es la descripción del significado de las palabras y de las relaciones que mantienen unos con otros dentro del sistema de la lengua.

  Existen dos tipos básicos de significado:

a)   Significado léxico: hay palabras que significan conceptos o nociones que remiten a entidades reales o imaginadas y, mediante esas nociones, clasifican la realidad. 
     El significado léxico es propio de los lexemas: tienen este tipo de significado los sustantivos, los adjetivos, los verbos y algunos adverbios (los que tienen base léxica, como estupendamente). 
b) Significado gramatical: otros elementos lingüísticos significan solo relaciones puramente gramaticales entre las unidades léxicas: el morfema –s/-es significa “plural”. 
   Además de los morfemas gramaticales (derivativos o flexivos), tienen significado gramatical el artículo, los determinantes y pronombres, las preposiciones, las conjunciones y algunos adverbios (casi, quizá, no, sí…). 


Los conjuntos de palabras de la misma categoría gramatical que están relacionadas en su significado por el hecho de tener un núcleo de significación común a todas ellas se denominan campos semánticos. Así, por ejemplo, hay un campo semántico de las relaciones familiares (padre, madre, hijo, tío, sobrino…), de la vivienda (casa, piso, apartamento, chalé, chabola, palacio…), etc.

   A la hora de describir el significado de las palabras, los estudios semánticos consideran que está formado por un conjunto de rasgos semánticos elementales:

Silla[mueble] [para sentarse] [individual] [con patas] [con respaldo]…

  El conjunto que forman estos rasgos semánticos elementales constituye la denotación de una palabra. El significado denotativo es común a todos los hablantes de una lengua, es un componente estable del significado de la palabra (no puede ser alterado a voluntad por un hablante), y aporta una información objetiva sobre el referente. 
  Sin embargo, en su uso por los hablantes dentro de un discurso, las palabras pueden adquirir connotaciones: se trata de contenidos que el hablante sugiere o evoca intencionada o involuntariamente en la mente del oyente. Pueden ser rasgos de significado sugeridos en virtud de cierta valoración social o cultural que se hace del referente (por ejemplo, asociar “toro” con “nobleza, bravura” o “niño” con “inocencia”, “rojo” con “persona de izquierdas”…); también pueden revelar emociones o sentimientos del hablante ligados a su experiencia (la palabra “mar” evoca “miedo” si has sufrido un naufragio), o bien contenidos que se asocian con el nivel sociolingüístico del hablante (no es lo mismo decir esposa-señora-mujer-parienta) o con diferencias de estilo (caballo-rocín; perro-can; veloz-raudo).  

RELACIONES DE SIGNIFICADO

A) SEMEJANZA DE SIGNIFICADOS: SINONIMIA
     La sinonimia es la relación que se establece entre dos palabras, A y B, cuando uno de los significados de A es idéntico a uno de los significados de B. 
  Decimos que ingenuo es sinónimo de inocente en enunciados como “Era tan ingenuo/inocente que se creía todo lo que le contaban”, pero no en otros como “Le declararon inocente de las acusaciones presentadas por el fiscal”. 
   Es difícil que se produzca una sinonimia total, pues, aunque no existan diferencias conceptuales entre las dos palabras, se mantienen las de uso o estilo: bien-chachi, chavalas-chicas, ciego-invidente, viejo-tercera edad…


B) OPOSICIÓN DE SIGNIFICADOS: ANTONIMIA

      Hay diferentes tipos de antónimos:

  1. Antónimos binarios: son aquellas parejas de significados que son incompatibles entre sí. Por ejemplo, muerto-vivo, encendido-apagado…
  2. Antónimos inversos: dos palabras son antónimos inversos si al sustituir uno por otro es obligatorio cambiar el orden sintáctico en que aparecen las cosas o personas relacionadas (X es tío de Y, Y es sobrino de X). Ejemplos, suegro-yerno, comprar-vender, amo-criado…
  3. Antónimos de grado: o pares de significados que representan los extremos opuestos de una escala en la que pueden aparecer ordenados gradualmente otros significados. Bueno-malo (regular, aceptable, mediocre…); frío-caliente (templado, fresco, tibio…), etc. 
C) RELACIÓN DE INCLUSIÓN: HIPERONIMIA

     Es la que se establece entre dos palabras cuando el significado de una de ellas está incluido en el significado de la otra: buitre-rapaz, rojo-color, elefante-animal, alegría-sentimiento…Al término incluido se le llana hipónimo (rosa) y al término inclusor, hiperónimo (flor); cuando un hiperónimo tiene más de un hipónimo, se dice que estos son cohipónimos entre sí (rosa- lirio- margarita- nardo- begoña…).


POLISEMIA: se denomina polisemia al hecho de que una misma palabra tenga varios significados distintos. “Caballo”: “animal equino cuadrúpedo de montura y tiro”, “naipe de la baraja española”, “pieza de ajedrez”, “unidad de medida de fuerza”…Cada uno de los significados distintos que puede tener una palabra se denomina acepción. 

MONOSEMIA: una palabra posee un único significado posible (ferrovanadio, nitrito, hematíe, subrogación…). Suelen ser términos usados en el lenguaje científico, jurídico, etc.


HOMONIMIA: son homónimas dos palabras distintas cuya forma ha llegado a coincidir a causa de la evolución fonética o de la derivación. Bote (de “pote”, vasija) y bote (del inglés “bot”, embarcación pequeña); la distinción es más fácil cuando se trata de dos palabras con distinta categoría gramatical: suela (sustantivo)-suela (verbo).    


EJERCICIOS

1.  Señala si hay homonimia o polisemia en las palabras que aparecen subrayadas en los siguientes pares de enunciados:

Manda sobre ti como si fuera tu amo// Ya no te amo.

Con su arco, Guillermo Tell era capaz de cualquier cosa// El arco de la puerta era ojival.

Mientras haya vida, hay esperanza// Se durmió al pie de una noble haya.

Arrancaron el árbol de raíz// La raíz del problema está en que no cambia de actitud.


2. En ocasiones, se utilizan nombres de animales para referirse a personas. ¿Qué connotan los siguientes? Águila, burro, delfín, cordero, perro, hormiga, zorro, pulpo, gusano, víbora, renacuajo, ganso, zángano.


3. Escribe un sinónimo de: mentira, carta, alabanza, soltarse, cara, castrar, adorno, lamentar, cansancio, cohecho.


4. En los siguientes enunciados sustituye el verbo “tener” por otros de significado más preciso sin que se repita ninguno:

En la Universidad los profesores están obligados a tener una actividad investigadora continua.

Hace tiempo que tiene una grave enfermedad.

¡Vaya olor que tienen esas flores!

Es una persona que tiene grandes virtudes.

Desde la infancia tiene una vida desgraciada.


 5. Escribe los antónimos de: tónico, sabroso, salado, cóncavo, ofrecer, apreciar, pagar, carecer, lícito, receloso.


domingo, 9 de noviembre de 2014

¿CÓMO SE REDACTA UN TEXTO ARGUMENTATIVO?

  Argumentar consiste en aportar razones para sustentar una opinión. Si esta posee alguna consistencia intelectual, se denomina tesis. La tesis puede situarse al principio del escrito o como conclusión, si bien esta última posibilidad es de más difícil ejecución.
  Para escribir un texto argumentativo es preciso realizar dos operaciones previas:

a) "Inventar" una idea: imaginemos que se nos ha propuesto escribir un texto argumentativo sobre el siguiente tema "La contaminación de la naturaleza". De primera intención, es muy probable que no se nos ocurra nada. Conviene, por ello, pensar en alguna experiencia personal relacionada con el tema, para combatir la inicial carencia de ideas.

1. Durante el verano, me salieron unos granos en la piel; el médico dijo que el agua del mar debía de estar contaminada. 
2. Cuando salgo al campo, veo una inmensa nube sucia que cubre la ciudad.
3. Mi hermano tuvo una diarrea debido al agua con la que le preparaban el biberón.
4. Mi abuelo sufre de asma, y cuando hay mucha contaminación se ahoga.
5. He visto la fotografía de un río con miles de peces flotando en el agua.
6. En el río de mi pueblo se pescaban antes abundantes peces; ahora está muerto.

  Los temas 1,3 y 4 me conducirían a la siguiente tesis: La contaminación constituye una amenaza para la salud de las personas. A simple vista se advierte que enuncia algo absolutamente trivial. No vale la pena argumentar en favor de esa aserción porque a nadie se le ocurriría ponerla en duda.
  El tema 2 parece más sugestivo: olvidamos, a menudo, que en las grandes ciudades vivimos dentro de una nube de efectos letales. Cuando volvemos de un viaje, por ejemplo, se siente angustia de meterse bajo aquella masa de aire enrarecido. Es como entrar en una cámara de gas. Constituiría una buena introducción la descripción de la nube sucia que envuelve toda la ciudad para desarrollar después la tesis de que En las grandes ciudades el hombre vive muriendo en una cámara de gas. No es muy original, pero tampoco parece trivial esa visión de los ciudadanos como condenados. Sin embargo, ¿puede desarrollarse bien si no tenemos un mínimo talento literario?
  Pensemos en los temas 5 y 6, que evidentemente están relacionados. En efecto, los peces muertos del río son víctimas inocentes del progreso; a otros muchos animales o plantas les sucede lo mismo. El hombre los mata o los excluye para imponer sus planes a la Naturaleza; rompe arbitrariamente el equilibrio ecológico de ríos, mares y bosques. Y para impulsar su propio progreso, va suprimiendo de la Tierra otros seres vivos, como si sólo él tuviera derechos en el planeta. Pero, al obrar así, va labrando su propia aniquilación. Porque la contaminación destruye la solidaridad entre la Naturaleza y el hombre, que éste necesita para subsistir. He aquí una tesis aceptable; sirve de base para argumentar que el hombre, al asesinar la Naturaleza, se suicida. Quizá esta última formulación sea preferible: resulta más breve e intuitiva. Ante todo, ha de tener un alcance limitado, porque los temas de amplio contenido son difíciles de desarrollar.
  Una tesis bien formulada debe evitar la trivialidad sin caer tampoco en la extravagancia. De ordinario, la obsesión por ser originales nos coloca fuera del sentido común (La contaminación es una manifestación del Anticristo/ La contaminación, destruyendo a los más débiles, favorece la selección natural). A veces, es suficiente con adoptar un punto de vista poco frecuentado, o con apoyarla con experiencias personales.
   La tesis ha de estar nítidamente formulada: una formulación nítida de la tesis permite incluir sólo asuntos relacionados con ella, y excluir los menos relacionados, evitando la divagación. Ceñirse al tema debe ser nuestra obsesión. Para enunciar convenientemente la tesis, debemos adoptar algunas precauciones como estas:
- Formularla en forma de una oración gramatical completa, con modalidad enunciativa.
- Evitar clichés como "yo creo, yo pienso, en mi opinión...."
- Si consta de dos o más ideas, estas deben estar directamente relacionadas: resultaría confusa una tesis como El hombre no está solo en la Naturaleza; por eso no debe matar los ríos.

b) Disponer su desarrollo según un cierto orden o plan: si la tesis se enuncia al principio, el orden es deductivo; si se revela al final, inductivo.

  El plan debe adoptar la forma de un esquema, es decir, de un cuadro ordenado en el que se enuncien brevemente las cuestiones que vamos a tratar. Ello obliga a reflexionar antes de escribir. La tesis ha surgido en virtud de unos argumentos previos y más o menos explícitos que hay en nuestra mente; ahora se trata de hacerlos claramente explícitos, de hallar otros concomitantes, y de documentarlos con ejemplos que los apoyen. Después hay que jerarquizar todos estos elementos por orden de importancia, e interrelacionarlos. Además, habremos tenido que renunciar a los irrelevantes, a los que no se refieren directamente a la tesis, a los menos sabidos, etc. La construcción del esquema nos obliga a pensar.

  Al principio, podemos apoyarnos en el siguiente esquema:

1. En las primeras líneas enunciamos claramente la tesis en la que vamos a apoyarnos

2. Aportamos argumentos a favor, procurando evitar: 

- Los argumentos más superficiales, los "lugares comunes"

- Los argumentos basados en lo que piense la mayoría, sin análisis crítico

- Los argumentos alejados del sentido común, que resulten radicales o emocionales

3. Aportamos posibles objeciones o argumentos en contra, con el fin de demostrar que sabemos reflexionar teniendo en cuenta diferentes puntos de vista


4. Exponemos la conclusión, con especial cuidado de que esta sea coherente con los argumentos favorables



Elabore un texto argumentativo (1,5 puntos):

A favor o en contra de la opinión de que el carácter de los hijos se parece al carácter de sus padres.
A favor o en contra de que se deba multar a las personas que no reciclan su basura.
A favor o en contra de que tener un carácter competitivo sea una virtud.


A favor o en contra de la opinión de que aprender a leer sea uno de los acontecimientos más importantes
de la vida.
A favor o en contra de que se pueda ser amigo de una persona a la que se ha tratado poco tiempo.
A favor o en contra del uso de actores de prestigio como reclamo publicitario.
A favor o en contra de los mercados al aire libre en los que se venden objetos usados.
A favor o en contra de la influencia de los padres en la elección de la profesión de sus hijos.
A favor o en contra de la posibilidad de que se adopten en España los valores de la sociedad japonesa.
A favor o en contra de hacer excepciones en el cumplimiento de las normas y reglamentos.
A favor o en contra de la opinión de que la infancia es la mejor época de la vida.
Sobre la importancia de las revistas culturales y de divulgación científica en la actualidad.
Sobre las virtudes y deficiencias de la alimentación de los jóvenes en la actualidad.
Sobre la lectura como estímulo de la imaginación.
Sobre la importancia de la educación en la vida de las personas.
Sobre las ventajas sociales de los medios de transporte públicos sobre los privados.
Sobre la influencia del lugar de nacimiento en la vida de las personas.
Sobre el papel de los medios de comunicación en la creación de la fama.
Sobre el problema de la contaminación acústica en las ciudades.
Sobre las diferencias sociales en la sociedad actual.
Sobre la importancia de los gestos en la conversación.
Sobre la importancia de que los jóvenes participen en la vida pública.
Sobre la utilidad de los uniformes en nuestra sociedad.
Sobre la importancia de las modas en la sociedad actual.
Sobre las formas de esclavitud en la sociedad actual.
Sobre las ventajas e inconvenientes de vivir en una gran ciudad.
Sobre las diferencias culturales en las sociedades actuales.
Sobre las actitudes clasistas.
Sobre la situación de la mujer en la sociedad actual.
Sobre la transición de la infancia a la juventud.
Sobre la manipulación informativa mediante el lenguaje.


Displaying PAU 3-REDACTATXT.pdf.