sábado, 28 de febrero de 2015

CORRECCIÓN DEL COMENTARIO DEL EXAMEN

  Está amaneciendo. Es la hora de los pájaros. A los colegios e institutos llegan en bandadas niños y chavales cargados con sus mochilas. Ellos no lo saben, pero todos se dirigen a la isla del tesoro. Puede que ignoren dónde está ese mar y en qué consiste la travesía y qué clase de cofre repleto de monedas de oro les espera realmente. El patio del colegio se transforma, de repente, en un ruidoso embarcadero. Desde ese muelle lleno de mochilas cada alumno abordará su aula respectiva, que, si bien no lo parece, se trata de una nave lista para zarpar cada mañana. En el aula hay una pizarra encerada donde el profesor, que es el timonel de esta aventura, trazará todos los días el mapa de esa isla de la fortuna. Ciencias, matemáticas, historia, lengua, geografía: cada asignatura tiene un rumbo distinto y cada rumbo un enigma que habrá que descifrar. La travesía va a ser larga, azarosa, llena de escollos. Muchos de estos niños y chavales tripulantes nunca avistarán las palmeras, unos por escasez de medios, otros por falta de esfuerzo o mala suerte, pero nadie les puede negar el derecho a arribar felizmente a la isla que señalaron los mapas como final de la travesía. Ese mar está infestado de piratas, que tienen su santuario en la caverna del Gobierno. Todas las medidas que un Gobierno adopte contra el derecho de los estudiantes a realizar sus sueños, recortes en la educación, privilegios de clase, fanatismo religioso, serán equivalentes a las acciones brutales de aquellos corsarios que asaltaban las rutas de los navegantes intrépidos, los expoliaban y luego los arrojaban al mar. De aquellos pequeños expedicionarios que embarcaron hacia la isla del tesoro solo los más afortunados llegarán a buen término. Algunos soñarán con cambiar el mundo, otros se conformarán con llevar una vida a ras de la existencia. Cuando recién desembarcados pregunten dónde se halla el cofre del tesoro, el timonel les dirá: estaba ya en la mochila que cargabais al llegar por primera vez al colegio. El tesoro es todo lo que habéis aprendido, los libros que habéis leído, la cultura que hayáis adquirido. Ese tesoro, que lleváis con vosotros, no será detectado por ningún escáner, cruzará libremente todas las aduanas y fronteras, y tampoco ningún pirata os lo podrá nunca arrebatar.

Manuel Vicent, "Tesoro", EL PAÍS, 13 de octubre de 2013

En la redacción del TEMA y del RESUMEN, estas son las dos ideas más destacadas del texto:
a) El autor construye una metáfora por la cual se equipara la formación académica que reciben los alumnos de colegios e institutos con una travesía marítima en busca de un tesoro al que tienen derecho.

b) El Gobierno, como los piratas, obstaculiza este camino de aprendizaje por medio de los recortes educativos.

COMENTARIO LINGÜÍSTICO Y ESTILÍSTICO

  Nos encontramos ante un texto perteneciente al género periodístico de la columna de opinión, en el que se mezcla la variedad discursiva de la argumentación con fragmentos narrativos y descriptivos. 

  La estructura argumentativa es inductiva: partimos de una escena inicial, en la que se narra la llegada de los alumnos a los centros escolares, la cual da pie a realizar una reflexión sobre el derecho a la formación académica de los estudiantes. La tesis se enuncia más adelante: el Gobierno vulnera este derecho con los recortes.

  En el fragmento narrativo, encontramos un narrador en 3º persona, externo y omnisciente. Se trata de una narración en tiempo verbal presente, con valor actual: la acción se desarrolla ante nuestros ojos (Está amaneciendo. Es la hora de los pájaros). Después, la reflexión se traslada al futuro (Muchos de estos niños y chavales tripulantes nunca avistarán las palmeras). Lo más destacado es el lenguaje metafórico, por el que se equipara la formación académica que reciben los alumnos con la travesía marítima en busca de un tesoro al que tienen derecho (destaca, en este sentido, la referencia literaria a "La isla del tesoro" de Stevenson). Para construir esta metáfora se mezclan dos campos semánticos: el de la vida en el mar (isla,
cofre, embarcadero, zarpar, etc.) y el de la vida escolar (mochilas,patio del colegio,aula, etc.). 

  El autor selecciona un registro culto, que destaca por la precisión en el uso del lenguaje y por la subjetividad. La precisión se percibe en el empleo de un vocabulario variado (con algún coloquialismo: "chavales") y en la complejidad de las estructuras sintácticas: se comienza con oraciones simples ( Está amaneciendo. Es la hora de los pájaros) para continuar con oraciones subordinadas, que desarrollan las ideas con mayor detalle. Destacan las oraciones subordinadas de relativo (el profesor, que es el timonel de esta aventura, trazará todos los días el mapa de esa isla de la fortuna) o las coordinadas distributivas 
(unos por escasez de medios, otros por falta de esfuerzo o mala suerte). 
   La subjetividad se manifiesta en la adjetivación valorativa ( ruidoso embarcadero...La travesía va a ser larga, azarosa, llena de escollos) y en la creación de un estilo literario en el que hallamos metáforas, enumeraciones y asíndeton (La travesía va a ser larga, azarosa, llena de escollos...Ciencias, matemáticas, historia, lengua, geografía).

   Las funciones del lenguaje predominantes son la representativa, pues el autor trata de reflejar una realidad; la poética y la apelativa, perceptible en el uso de la 2º persona del plural en la reproducción de las palabras del profesor en estilo directo (estaba ya en la mochila que cargabais al llegar por primera vez al colegio. El tesoro es todo lo que habéis aprendido, los libros que habéis leído, la cultura que hayáis adquirido...)

viernes, 6 de febrero de 2015

TEMA: LA GENERACIÓN DEL 27

1. INTRODUCCIÓN AL CONTEXTO HISTÓRICO
   
  En 1929 tiene lugar la Gran Depresión: una profundísima crisis económica de alcance mundial. Comenzó como una crisis en el mercado de acciones y en las finanzas que llevó a la bancarrota a la Bolsa de Nueva York. Del sector financiero se transmitió a la industria y, desde EEUU, al resto del planeta. Se extiende el sentimiento antiimperialista y se considera que el viejo liberalismo había muerto. Frente a él aparecían otras opciones: por un lado, el comunismo; por otro lado, el capitalismo acabó aceptando la terapia reformista de la socialdemocracia, y se propagó la epidemia fascista: en Alemania (con la Italia de Mussolini como referencia) llega al poder Hitler.

    En el ámbito de la cultura, la renovación que habían supuesto las Vanguardias perduró más allá de las aportaciones de cada escuela o círculo de artistas. Desde finales de los años 20 y hasta la Segunda Guerra Mundial, el movimiento vanguardista más significativo es el Surrealismo

     En España, la proclamación de la República el 14 de abril de 1931 fue recibida con alborozo. El reformismo moderado se manifiesta durante los primeros años; no obstante, las fuerzas conservadoras logran el triunfo en las lecciones de 1933: comienza el Bienio negro (1934-1936). Se convoca en octubre de 1934 una huelga general en Asturias, pero los trabajadores acaban siendo vencidos. En las elecciones de 1936, la victoria del Frente Popular exaspera a la oligarquía y los sectores más reaccionarios buscan que el Ejército se atreva a intervenir. Efectivamente, en 1936, se produce el golpe de Estado, pero fracasa y el levantamiento de los golpistas acaba por producir el estallido de una larga guerra civil.

2. LA GENERACIÓN DEL 27

   El conjunto de poetas que forman la generación del 27 desarrolla una poesía que, sin estar sometida a una estética prefijada, comparte un mismo espíritu en temas y estilo.

   La vinculación entre los diversos miembros del grupo poético del 27 es bastante estrecha. Esta afinidad viene dada por diversas circunstancias: su parecida procedencia social, la profunda vocación literaria de todos, la habitual colaboración en las mismas revistas poéticas, la convivencia de todos ellos en la Residencia de Estudiantes, la semejante actividad profesional de algunos, etc. Socialmente, provienen de la burguesía acomodada. Casi todos tienen estudios universitarios, conocen idiomas, viajan... Muchos vivirán profesionalmente de la literatura como profesores, editores, impresores o críticos. 

  Muy importante para la difusión de sus poemas es la proliferación de las revistas literarias, como Mediodía, Litoral, Gallo, Verso y Prosa... Entre las muchas que se publican destacan, sobre todo, La Gaceta Literaria y la Revista de Occidente.  


NÓMINA DE AUTORES (por orden de edad): Pedro Salinas, Jorge Guillén, Gerardo Diego, Vicente Aleixandre, Federico García Lorca, Emilio Prados, Rafael Alberti, Luis Cernuda y Manuel Altolaguirre.  Hay que matizar que, en esta época, Dámaso Alonso es más crítico que poeta, faceta en la que destacará después de la guerra. También debe decirse que no está clara la inclusión de Miguel Hernández en el grupo: Dámaso Alonso lo llamó el “genial epígono”. 


2.1. CLAVES COMUNES DE LOS POETAS DEL 27

A)  Luis de Góngora:

   La estrecha vinculación de los integrantes de la llamada “generación del 27” con el poeta culterano por excelencia, don Luis de Góngora, es evidente desde su propia denominación, ya que la elección de esta fecha tiene su origen en que el 16 de diciembre de 1927 se reúnen en el Ateneo de Sevilla  con el fin de rendirle un polémico homenaje al cumplirse el tercer aniversario de su muerte. Los asistentes deciden publicar las obras del canónigo andaluz a través de la “Revista de Occidente” (la más conocida de las ediciones será la de las “Soledades” de Dámaso Alonso), pero también dedicarle diversos estudios teóricos para ahondar en la comprensión de un autor en el que ven al escritor puro que consagra su vida a la creación poética autónoma, una especie de adelantadísimo precursor de las vanguardias. De la estética gongorina les interesa la importancia que adquieren la metáfora y la imagen en la creación un mundo de belleza absoluta al margen de la realidad, principio estético que perciben muy cercano a los postulados creacionistas y ultraístas.

 B) Poesía pura: 

    Se comprueba en los versos de los jóvenes el esfuerzo de depuración formal, la supresión de la anécdota, la búsqueda de la precisión expresiva, la eliminación de todo patetismo, la tendencia a la intelectualización. La influencia del poeta francés Paul Valéry es, en este sentido, muy importante, como lo es aún más el magisterio lírico de Juan Ramón Jiménez y su consciente elaboración de la poesía desnuda. 

C) Neopopularismo: 

    Es importante el uso por parte de algunos poetas del 27 (Rafael Alberti, García Lorca) de formas y ritmos (romances, seguidillas, villancicos, canciones paralelísticas...) y de diversos procedimientos estilísticos (repeticiones, paralelismos, diminutivos...) propios del folclore y de la poesía tradicional. Y no solo es el folclore vivo el que fecunda esta poesía, sino también el Romancero viejo, los cancioneros tradicionales, las cancioncillas de Gil Vicente o Juan del Encina, los versos populares de Lope de Vega, todo lo cual llega a conocimiento de los jóvenes poetas gracias a la labor de rescate de la poesía tradicional llevada a cabo por filólogos e historiadores. 

D) Importancia de las vanguardias: 

    La impronta Surrealista se advierte de forma intensa en bastantes de ellos; ecos futuristas se observan también por doquier (dedican poemas a máquinas de escribir, a bombillas, a aviones...); el interés por el cine es muy destacado. Una de las características básicas de esta poesía es el papel central de la metáfora y la imagen, entendidas al modo ultraísta y creacionista como el acercamiento insospechado entre dos objetos alejados, que establece entre ellos una relación nueva y sorprendente. 
    Los elementos vanguardistas pasan a integrarse en una concepción de la poesía más abierta que busca el equilibrio entre tradición y vanguardia. 


2.3. ETAPAS

·   1. Primera etapa (hasta 1927): La poesía pura de Juan Ramón Jiménez y la influencia del Creacionismo y el Ultraísmo serán las bases formales de este primer momento, en la línea  de las ideas que recoge Ortega en La deshumanización del arte.

·    2. Segunda etapa (1928-1936): Prospera una paulatina rehumanización. El Surrealismo influye en esta nueva tendencia, junto a la revista Caballo verde para la poesía de Pablo Neruda. La poesía humanizada intenta expresar la angustia del ser humano o su compromiso social y política.

·   3. Tercera etapa (Tras la guerra): En los primeros días de la guerra, Lorca murió asesinado, y, al terminar la contienda, la mayor parte del poetas del 27 marcharon al exilio. En España sólo permanecieron Gerardo Diego, Dámaso Alonso y Vicente Aleixandre.
          A partir de este momento, cada poeta siguió un camino distinto, aunque todos continuaron creando una poesía de hondo calado humano, que refleja la angustia existencial y las preocupaciones éticas y sociales. Tras la muerte de Franco, los únicos que seguían vivos entre los exiliados, Guillén y Alberti, regresaron a España; en 1977 le fue otorgado el Premio Nobel a Aleixandre: se lograba así un reconocimiento extensible a todo el grupo poético.

2.4. AUTORES Y OBRAS

1. PEDRO SALINAS
  
   Suelen distinguirse tres etapas dentro de su producción lírica:

a) Una etapa inicial, que comprendería tres libros: Presagios, Seguro azar, Fábula y signo. En esta época, Salinas cultiva una poesía en línea de la pureza estética de Juan Ramón Jiménez, sin que falten en ella abundantes elementos futuristas.

b)  La etapa de madurez artística consta también de tres poemarios: La voz a ti debida, Razón de amor, Largo lamento. Los tres forman un ciclo amoroso: si La voz a ti debida es el mutuo descubrimiento gozoso de los amantes, Razón de amor expresa la tristeza y nostalgia por el amor acabado y Largo lamento, el dolor y la resignación ante el imposible reencuentro.

c) La tercera etapa sería la de la época del exilio y a ella pertenecen otros tres libros: El Contemplado, Todo más claro, Confianza.

   La poesía de Pedro Salinas funde de forma peculiar lo intelectual y lo sentimental. Aunque se aleja del patetismo romántico, busca ahondar en las emociones profundas, pero en todo momento más como una experiencia intelectual que pasional.

2. JORGE GUILLÉN

  Cántico, Clamor y Homenaje quedan reunidos en 1968 en un único libro, Aire nuestro. Sin embargo, su larga vida aún le permite componer dos libros más, Y otros poemas, Final.
   Guillén ha sido siempre considerado el más fiel representante dentro de los poetas del 27 del ideal de la poesía pura.


3. GERARDO DIEGO

    En su obra alternan desde el vanguardismo más radical hasta el neopopularismo, el neogongorismo y los moldes clasicistas. Él mismo distingue dos vertientes, lo tradicional y lo vanguardista.

  De su poesía vanguardista deben destacarse Imagen, Limbo, Manual de espumas, Fábula de Equis y Zeda.   Su poesía tradicional cuenta también con títulos muy tempranos: El romancero de la novia, Soria, Versos humanos. Posteriores y de índole religiosa son Viacrucis, ángeles de Compostela. Quizás su libro de poesía tradicional más destacado sea Alondra de la verdad.


4. VICENTE ALEIXANDRE

a) Poesía anterior a la guerra civil: hasta 1963 publicó cuatro libros (Ámbito, Pasión de la tierra, Espadas como labios, La destrucción o el amor). Salvo Ámbito- todavía en la línea de la poesía pura juanramoniana-, el resto de los poemarios se encuentran muy influidos por el Surrealismo. Son versos que expresan sus ansias de fusión con la naturaleza, a veces bordeando la sensación gozosa, a veces la conciencia de la pura aniquilación.

b) Poesía de las primeras décadas de la posguerra: tras la Guerra Civil, sigue publicando numerosos poemarios, entre los que descuellan Sombra del paraíso e Historia del corazón.

c) Poesía de senectud: Poemas de la consumación y Diálogos del conocimiento. 


5. FEDERICO GARCÍA LORCA 

    Los temas centrales de la poesía de Lorca (la frustración, el amor, la muerte y la rebeldía) aparecen ya en Libro de poemas.

   Entre 1921 y 1924, compuso tres libros: Poemas del cante jondo, Suites, Canciones. En Poema del cante jondo los temas del amor y la muerte, en el ambiente de una Andalucía trágica y legendaria, se expresan con versos cortos en los que el ritmo popular y la musicalidad sirven de soporte a la gravedad y a la densidad dramática.

   Entre 1924 y 1927 compone su Romancero gitano. Se aúnan en él la tradición culta, la audacia vanguardista y los ritmos populares. Las historias poetizadas, cuyos personajes son gitanos en un ambiente andaluz, encubren una visión de la vida en clave mítica, marcada por un destino trágico de resonancias clásicas. Este mundo mítico alcanza una gran fuerza expresiva con el uso de diversos símbolos (luna, sangre, agua, caballo, flores, metales...), cuyo poder de sugerencia y halo de misterio dan a la poesía lorquiana esa dimensión trascendente, que procede de la impresión de que existe una realidad que nunca se consigue comprender del todo.

  Los poemas que compuso a raíz de su estancia en EEUU se publicaron póstumamente con el título de Poeta en Nueva York. Hay en ellos una implacable denuncia de la sociedad capitalista; pero, además, el poeta proyecta en ese ambiente de insolidaridad sus conflictos personales: el desarraigo afectivo, la pérdida de identidad, la proclamación de su amor homosexual... La influencia del Surrealismo se advierte en la libertad expresiva, en la desinhibición erótica, en la utilización de imágenes visionarias y metáforas audaces, en el hermetismo de muchos versos.

  Durante los años 30, la poesía de Lorca busca nuevos caminos: Diván de Tamarit , Seis poemas galegos, Sonetos del amor oscuro, Llanto por Ignacio Sánchez Mejías.


6. RAFAEL ALBERTI

a)      Los libros iniciales: Marinero en tierra es su primer libro: en él se aúna la tradición popular con la estilización vanguardista. La amante y El alba del alhelí insisten en la reinterpretación vanguardista de la tradición con un tono alegre y a veces burlón, pero con cierto trasfondo de melancolía.

b)  Época vanguardista: Atrevida fusión de gongorismo y vanguardia es Cal y canto. Los grandes cómicos del cine mudo son la base argumental de Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos. Sobre los ángeles es la expresión poética de su desconcierto existencial, que se plasma tanto en estrofas de arte menor y aire tradicional como en largos versículos surrealistas.

c)   Poesía durante la República: Durante la guerra es Alberti uno de los intelectuales más activos del bando republicano: escribe entonces una “poesía de urgencia” que alienta a los combatientes o satiriza a los enemigos. Un libro destaca entre los de la época: Madrid, capital de la gloria.

d)  La poesía del exilio: La rememoración de su infancia y juventud alcanza sus más logrados frutos poéticos en Retornos de lo vivo lejano. Con Baladas y canciones del Paraná vuelve al ritmo de la canción popular para describir la naturaleza y vida argentinas.  


7. LUIS CERNUDA

   Antes de la guerra civil, Cernuda ya había compuesto diversos poemarios, que reunió en 1936 en un único volumen con el título de La realidad y el deseo.

    A partir de entonces, irá presentando sus obras poéticas como secciones sucesivas de un gran libro. La primera de ellas es Las nubes, un poemario marcado por la guerra y el destierro. Se sumerge en la poesía inglesa, que le lleva a huir de los recursos brillantes, del conceptismo, de los juegos verbales y de la riqueza de imágenes, prefiriendo el lenguaje hablado y el tono coloquial.

    Antes de partir a América, Cernuda escribe Como quien espera el alba, donde medita sobre sí mismo y la existencia humana, utilizando con frecuencia el monólogo dramático en segunda persona. Entre Inglaterra y EEUU compone Vivir sin estar viviendo, cuyos poemas ofrecen el desánimo y aislamiento del poeta. Enlazando con la sobria reflexión de este libro, Cernuda escribe Con las horas contadas, pero ahora las vivencias de México le llevan a disfrutar de nuevo del mundo meridional hispánico y, sobre todo, se reencuentra con el amor.

   El último libro de Luis Cernuda es Desolación de la quimera, libro de recapitulación y despedida.


8. MIGUEL HERNÁNDEZ

   El estilo gongorino caracteriza el primer libro de Miguel Hernández, Perito en lunas. En 1936 publica El rayo que no cesa, libro compuesto fundamentalmente de sonetos en los que pule los excesos retóricos de su obra anterior.


   La rehumanización poética se acentúa en la poesía compuesta durante la guerra civil. Es la hora del compromiso político de Viento del pueblo; en El hombre acecha los presentimientos de la derrota cargan de pesadumbre unos versos en los que se expresa de modo cada vez más personal. También la forma, más simple y esencial, anticipa el estilo de su último libro, Cancionero y romancero de ausencias.

miércoles, 4 de febrero de 2015

POEMAS VANGUARDISTAS

1. "999 CALORÍAS" DE CÉSAR VALLEJO

999 calorías
Rumbbb... Trrraprrrr rrach... chaz
Serpentínica u del bizcochero
engirafada al tímpano.
      Quién como los hielos. Pero no.
Quién como lo que va ni más ni menos.
Quién como el justo medio.
1,000 calorías
Azulea y ríe su gran cachaza
el firmamento gringo. Baja
el sol empavado y le alborota los cascos
al más frío.
      Remeda al cuco; Roooooooeeeis...
tierno autocarril, móvil de sed,
que corre hasta la playa.
      Aire, aire! Hielo!
Si al menos el calor (___________Mejor
                                      no digo nada.
      Y hasta la misma pluma
con que escribo por último se troncha.
      Treinta y tres trillones trescientos treinta
y tres calorías.



2. "Altazor" de Vicente Huidobro


Basta señora arpa de las bellas imágenes 65
De los furtivos comos iluminados
Otra cosa otra cosa buscamos
Sabemos posar un beso como una mirada
Plantar miradas como árboles
Enjaular árboles como pájaros
70
Regar pájaros como heliotropos
Tocar un heliotropo como una música
Vaciar una música como un saco
Degollar un saco como un pingüino
Cultivar pingüinos como viñedos
75
Ordeñar un viñedo como una vaca
Desarbolar vacas como veleros
Peinar un velero como un cometa
Desembarcar cometas como turistas



El horitaña de la montazonte
La violondrina y el goloncelo
Descolgada esta mañana de la lunala
Se acerca a todo galope
165
Ya viene viene la golondrina
Ya viene viene la golonfina
Ya viene la golontrina
Ya viene la goloncima
Viene la golonchína
175
Viene la golonclima
Ya viene la golonrima
Ya viene la golonrisa
La golonniña
La golongira
180
La golonlira
La golonbrisa
La golonchilla
Ya viene la golondía
Y la noche encoge sus uñas como el leopardo
185
Ya viene la golontrina
Que tiene un nido en cada uno de los dos calores
Como yo lo tengo en los cuatro horizontes
Viene la golonrisa
Y las olas se levantan en la punta de los pies



Semperiva
                    ivarisa tarirá
60
Campanudio lalalí
                             Auriciento auronida
Lalalí
          Io ia
iiio
65
Ai a i a a i i i i o ia

sábado, 31 de enero de 2015

MANIFIESTOS VANGUARDISTAS

1. Manifiesto futurista [Filippo Tommaso Marinetti, 11 de marzo de 1912]

I .- Es necesario destruir la sintaxis, disponiendo los sustantivos al azar, tal como nacen.

2.- Se debe usar el verbo en infinitivo para que se adapte elásticamente al sustantivo y no lo someta al yo del escritor que observa o imagina. El verbo en infinitivo puede sólo dar el sentido de la continuidad de la vida y la elasticidad de la intuición que la percibe.

3.- Se debe abolir el adjetivo para que el sustantivo desnudo conserve su color esencial. El adjetivo, que tiene en si mismo un carácter matizador, es incompatible con nuestra visión dinámica, porque supone una pausa, una meditación.

4.- Todo sustantivo debe tener su doble, es decir el sustantivo debe ir seguido, sin conjunción, de otro sustantivo al que está ligado por analogía. Ejemplo: hombre-torpedero, mujer-golfo, multitud-resaca, plaza-embudo, puerta-grifo.

Como la velocidad aérea ha multiplicado nuestro conocimiento del mundo, la percepción por analogía se hace mucho más natural para el hombre. Por lo tanto hay que suprimir el como, el cual, el así, el parecido a. Mejor aún, hay que fundir directamente el objeto con la imagen que evoca, dando la imagen abreviada mediante una sola palabra esencial.

5.- Abolir también la puntuación. Al suprimirse los adjetivos, los adverbios y las conjunciones, la puntuación queda lógicamente anulada, en la continuidad variada de un estilo vivo que se crea por si mismo sin las pausas absurdas de las comas y los puntos. Para acentuar ciertos movimientos e indicar sus direcciones se emplearán signos matemáticos: + - x = ( ) y signos musicales.
 
[...]
10.- Destruir en la literatura el "yo", es decir toda la psicología. El hombre completamente deteriorado por la biblioteca y el museo, sumetido a una lógica y a una sabiduría espantosa, ya no ofrece ningún interés. Por lo tanto debemos eliminarlo de la literatura y sustituirlo finalmente por la materia cuya esencia se debe alcanzar a golpes de intuición, cosa que no podrán hacer jamás los físicos ni los químicos.

   ¡Poetas futuristas! Yo os he enseñado a odiar las bibliotecas y los museos, para prepararos a odiar la inteligencia, despertando en vosotros la divina intuición, don característico de las razas latinas. Mediante la intuición venceremos la hostilidad aparentemente irreductible que separa nuestra carne humana del metal de los motores.

  Después del reino animal se inicia el reino mecánico. Con el conocimiento y la amistad de la materia, de la cual los cientificos solamente pueden conocer las reacciones físico-químicas, nosotros preparamos la creación del hombre mecánico de partes cambiables. Nosotros lo liberaremos de la idea de la muerte, por lo tanto de la misma muerte, suprema definición de la inteligencia lógica.

 

2. Manifiesto dadaísta [Tristan Tzara]

  DADA NO SIGNIFICA NADA

Si a uno le parece fútil y si uno no pierde el tiempo con una palabra que no significa nada... El primer pensamiento que revolotea en esas cabezas es de índole bacteriológica: hallar su origen etimológico, histórico o psicológico, por lo menos. Por los diarios se entera uno que a la cola de una vaca santa los negros Krou la llaman: DADA. El cubo y la madre en cierto lugar de Italia: DADA. Un caballo de madera, la nodriza, doble afirmación en ruso y en rumano: DADA. [...] 
Así nació DADA de una necesidad de independencia, de desconfianza para la comunidad. Aquellos que nos pertenecen conservan su libertad. No reconocemos ninguna teoría. Estamos hartos de las academias cubistas y futuristas: laboratorios de ideas formales. ¿Es que se hace arte para ganar dinero y acariciar a los gentiles burgueses? Las rimas suenan a la asonancia de las monedas y la inflexión resbala a lo largo de la línea del vientre de perfil. Todas las agrupaciones de artistas han desembocado en este banco cabalgando sobre diversos cometas. La puerta abierta a las posibilidades de arrellanarse en los cojines y en la comida. Aquí echamos el anda en la tierra feraz.
PARA HACER UN POEMA DADAÍSTA.
 
Coja un periódico.
Coja unas tijeras.
Escoja en el periódico un artículo de la longitud que quiera darle a su poema.
Recorte el artículo.
Recorte en seguida con cuidado cada una de las palabras que forman el artículo y métalas en una bolsa.
Agítela suavemente.
Ahora saque cada recorte uno tras otro.
Copie concienzudamente en el orden en que hayan salido de la bolsa.
El poema se parecerá a usted.
Y es usted un escritor infinitamente original y de una sensibilidad hechizante, aunque incomprendida del vulgo.



3. Primer manifiesto surrealista.


   Ordenad que os traigan recado de escribir, después de haberos situado en un lugar que sea lo más propicio posible a la concentración de vuestro espíritu, al repliegue de vuestro espíritu sobre sí mismo. Entrad en el estado más pasivo, o receptivo, de que seáis capaces. Prescindid de vuestro genio, de vuestro talento, y del genio y el talento de los demás. Decíos hasta empaparos de ello que la literatura es uno de los más tristes caminos que llevan a todas partes. Escribid deprisa, sin tema preconcebido, escribid lo suficientemente deprisa para no poder refrenaros, y para no tener la tentación de leer lo escrito. La primera frase se os ocurrirá por sí misma, ya que en cada segundo que pasa hay una frase, extraña a nuestro pensamiento consciente, que desea exteriorizarse.  

ARTE DE VANGUARDIA

A. PINTURA (JULIO CÉSAR GUZMÁN)

A.1. Expresionismo














A.2. Cubismo












A.3. Futurismo













B. VÍDEO (DAN NISENSON)

http://www.youtube.com/watch?v=LhX1tvTgqC8&NR=1

TEMA: NOVECENTISMO VANGUARDIAS



1. CONTEXTO HISTÓRICO-LITERARIO 

     La civilización liberal se derrumba con la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Europa se hunde en una depresión económica que propicia el auge del fascismo; en cambio, los EEUU experimenta un crecimiento económico que le permitirá situarse como la primera potencia mundial. En 1917, estalla la revolución bolchevique de Rusia: el objetivo era la revolución socialista mundial. Se funda la III Internacional.
   Durante la Primera Guerra Mundial, España se mantuvo neutral. Pese a los beneficios empresariales obtenidos gracias a dicha neutralidad, la población se empobreció y se intensificó la lucha de clases, lo que culminó en la huelga general de 1917. En Barcelona, grupos anarquistas pasaron a la acción directa y organizaron atentados, a lo que respondió la patronal con bandas de pistoleros a sueldo. En 1920 se fundó el Partido Comunista de España. A esta tensión social se añadieron las consecuencias del anacrónico colonialismo español en el norte de África. Con el golpe militar de Primo de Rivera, en 1923, termina la Restauración  

2. LAS VANGUARDIAS 

    Los diferentes movimientos vanguardistas se suceden en Europa a un ritmo vertiginoso. Es un rasgo general de las vanguardias la voluntad de experimentación, de desarrollar un arte nuevo, así como su hostilidad hacia la tradición y la negación de todo valor al pasado artístico. Reaccionan, en particular, contra la sensibilidad romántica, pues hacen gala de un marcado antisentimentalismo. Los vanguardistas son provocadores: desprecian al gran público y a la burguesía, a la que buscan escandalizar con sus actitudes insolentes y agresivas.
  Las diversas vanguardias suelen darse a conocer en las revistas literarias mediante proclamas o manifiestos, en los que atacan lo que consideran el arte oficial y defienden sus nuevas propuestas estéticas.

2.1. EL EXPRESIONISMO

     Se distingue del resto de los movimientos vanguardistas en que no niega la tradición artística, sino que acentúa los rasgos ya existentes en el Naturalismo y en el Impresionismo. Su estética rechaza que el arte sea una mera representación externa de la realidad, porque ha de revelar la realidad interior, para lo cual se resaltan hasta la deformación aquellos aspectos que expresan mejor las características físicas o psicológicas de lo que se describe.
   En Alemania y en los países centroeuropeos y nórdicos es donde el Expresionismo se desarrolla con mayor vigor. Algunos nombres de escritores expresionistas que merecen destacarse son; Georg Trakl, Franz Werfel, Alfred Döblin, Georg Kaiser, y, especialmente, Kafka. La influencia del expresionismo será decisiva en la obra de los dramaturgos Valle Inclán y Bertolt Brecht.

2. 2. EL FUTURISMO

      El primer manifiesto futurista (1909) fue obra del italiano Filippo Tommaso Marinetti. La exaltación de la acción y de la violencia y el repudio del sentimentalismo revelan la influencia de Nietzsche. Estas ideas, su entusiasmo por la guerra y su nacionalismo, explican que Marinetti y otros futuristas terminaran identificándose ideológicamente con el fascismo. Por el contrario, los futuristas rusos se incorporan a la revolución bolchevique, en la que ven la concreción social de sus ideales estéticos revolucionarios. El más importante de todos ellos es Vladimir Maiakovski.  
  Como aportación literaria del Futurismo, debe insistirse en que abre camino a los sucesivos movimientos vanguardistas, propone liberar el lenguaje de ataduras y cambia toda una mitología literaria al sustituir los objetos consagrados por la tradición como expresión de la belleza por nuevos motivos extraídos de la vida moderna: el automóvil, el avión, las locomotoras, las fábricas, la luz eléctrica, los deportes, etc.

2. 3. EL CUBISMO

     La literatura cubista debe muchas de sus características a la pintura: fragmentación de la realidad para reelaborarla creativamente, superposición o yuxtaposición de planos, desdoblamiento del punto de vista... Los escritores cubistas atienden a los aspectos visuales de los textos: tipos de letra, especial disposición tipográfica de los versos... El caso extremo de imbricación entre literatura y pintura lo constituyen los caligramas de Apollinaire, en los que las letras del texto forman un dibujo alusivo al contenido del mismo.

2.4. EL DADAÍSMO

   Surge en Zurich cuando un grupo de emigrados organizan en el Cabaret Voltaire unas veladas de aniquilación estética, en las que componen poemas con palabras escogidas al azar o recitan al unísono sartas de sílabas sin sentido. El principal animador del grupo es el escritor Tristan Tzara.
  Algunas características del dadaísmo son: propensión al absurdo, exaltación de lo ilógico y azaroso, regreso a la pureza infantil, búsqueda del primitivismo. En un mundo dominado por la guerra y la destrucción, los dadaístas recurren a la incoherencia absurda como modo de repulsa de la situación. Atacan los principios de la razón, que habían dado lugar a la guerra: en adelante, cualquier cosa puede ser una obra de arte, porque lo importante es el acto de crearla o concebirla. Junto a Tzara, destaca Francis Picabia. 

2.5. EL SURREALISMO. LA REHUMANIZACIÓN DE LAS VANGUARDIAS

    De los rescoldos del Dadaísmo nació, en los primeros años 20, un nuevo movimiento vanguardista, denominado originalmente en francés Surréalisme. El Surrealismo tuvo por principal impulsor al escritor francés André Breton, quien redactó el primer manifiesto en 1924.
   El interés por el subconsciente, por los sueños y por los aspectos del pensamiento humano no sometidos a la lógica y a la razón está relacionado con el conocimiento de las teorías de Freud y la doctrina del psicoanálisis. La obra de arte debe ser, así, el lugar donde aflore todo aquello que, reprimido por las normas morales o sociales, se encuentra oculto en el interior de las conciencias.
   Para conseguir un lenguaje en libertad, Breton propone la escritura automática. El automatismo expresivo (apenas puesto en práctica de forma absoluta,  salvo en determinadas condiciones, como cuando se alcanza un estado de trance a través de la hipnosis o bajo la influencia de las drogas) tiene como consecuencia cierta renovación estilística al dar entrada a asociaciones insólitas de palabras, imágenes oníricas y visionarias, sorprendentes metáforas, relaciones inadvertidas entre las cosas y los seres, además de abrir el camino a nuevos temas, como el mundo de los sueños y de la imaginación, la atracción por todo lo inquietante y misterioso, la fascinación ante objetos extraños y seres enigmáticos, el gusto por la magia y por los fetiches más insólitos, etc.
  Junto con Breton, otros escritores, también franceses, que se encuentran entre los principales valedores iniciales de Surrealismo son Paul Éluard, Louis Aragon y Antonin Artaud.
   El Surrealismo contribuyó a la rehumanización de las vanguardias al poner el acento sobre aspectos como el compromiso social o la revolución moral. 

3. NOVECENTISMO  

  Se conoce como Novecentismo el movimiento cultural que, en la segunda década del siglo XX, se opone a cuanto se considera propio del ochocientos

   La decadencia del Modernismo es patente: las nuevas revistas literarias preconizan una literatura diferente que dé cauce a las nuevas inquietudes intelectuales. Una de estas revistas, la Revista de Occidente, fundada por Ortega y Gasset en 1923, se convirtió en el órgano de expresión de la nueva intelectualidad: los escritores ya no son bohemios que se ganan la vida con sus artículos periodísticos, sino profesionales (filósofos, científicos, filólogos, juristas...) sólidamente formados, titulados universitarios, muchos de los cuales han seguido estudios en el extranjero gracias a la actividad de la Junta de Ampliación de Estudios o del Centro de Estudios Históricos. Estos orígenes explican muchas de las características del Novecentismo: 

a) Racionalismo
b) Antirromanticismo
c) Defensa del arte puro 
d) Aristocratismo intelectual
e) Estilo cuidado

  El papel de los escritores novecentistas no se circunscribe a la actividad intelectual o artística, sino que pretenden también influir en la realidad española de su tiempo, participando en la vida política e identificándose con los ideales de libertad, cultura y progreso. Se consideran europeístas

1. JOSÉ ORTEGA Y GASSET

   Se convirtió en la imagen del intelectual de referencia durante varios lustros. Entre sus numerosos ensayos cabe destacar Meditaciones del Quijote, España invertebrada, El tema de nuestro tiempo, Ideas sobre la novela, La deshumanización del arte y La rebelión de las masas.
   En La deshumanización del arte realiza un análisis sociológico del arte de vanguardia. Para él el arte nuevo "divide al público en estas dos clases de hombres: los que lo entienden y los que no lo entienden". Eso explica el carácter minoritario y antipopular del arte nuevo y, por tanto, que cuente con el rechazo de la masa. Es un arte hermético, intelectual, antirromántico y antirrealista. Debe ser un arte puro alejado de la psicología, de la sociología, de la vida y de las experiencias personales. En este proceso de pureza y deshumanización, el principal recurso del poeta es la metáfora, puesto que supone siempre una desrealización. Al alejarse de la realidad, el arte se convierte en un juego intrascendente que causa placer por sí mismo.

2. GABRIEL MIRÓ     
                                                    
  Es un ejemplo del escritor puro, característico del ideal novecentista del individuo entregado de lleno a su destino de artista. Pueden distinguirse dos etapas en su producción:
a) En la primera está todavía presente la influencia modernista: ambientes enfermizos y decadentes, personajes abúlicos e inadaptados, atmósfera sensual, tono melancólico... La más notable de sus novelas es Las cerezas del cementerio.
b) En su segunda etapa, Miró encuentra su estilo personal en una prosa elaboradísima, que busca la perfección formal, y en la que lo importante son las prolijas descripciones de sensaciones y ambientes, a las que sirve de marco una acción mínima. Todo ello se observa en sus novelas más ambiciosas, Nuestro Padre San Daniel y El obispo leproso. Ambas tienen continuidad argumental y retratan el ambiente sórdido y opresivo de la ciudad de Oleza (Orihuela).

3. RAMÓN PÉREZ DE AYALA
 
    Sus primeras cuatro novelas, Tinieblas en las cumbres, A.M.D.G., La pata de la raposa, Troteras y danzaderas, tienen un fuerte contenido autobiográfico: retratan la crisis de conciencia del protagonista. Técnicamente, sin embargo, estas narraciones están próximas a la novela realista.
  Distintas son las novelas que escribe en la década de los 20, Belarmino y Apolonio, y dos novelas dobles Luna de miel, luna de hiel y Los trabajos de Urbano y Simona, por un lado, y Tigre Juan y El curandero de su honra, por otro. Se trata de novelas intelectuales en las que se adelgaza la acción porque lo importante son las reflexiones sobre los temas más diversos (filosofía, psicología, estética, política, moral...).



4. RAMÓN GÓMEZ DE LA SERNA

    Fue pionero en la introducción de las vanguardias en España y escribió, además, una nutridísima obra literaria: ensayos, biografías, narraciones cortas, novelas, obras de teatro... Pero lo más característico de su producción son las greguerías, imágenes lírico-humorísticas que, de modo ingenioso, establecen relaciones insólitas y faltas de lógica entre dos objetos o conceptos. El propio Ramón definió las greguerías como "metáfora+humor", pero los procedimientos técnicos mediante los que las construye son muy variados: paranomasias, retruécanos, parodias de frases hechas, antítesis, paradojas, dilogías...Hay que vincular la greguería a la libertad imaginativa de la vanguardia, que busca relaciones insospechadas entre los objetos. Las greguerías se publicaron en distintos volúmenes a partir de 1917, y salpican, además, otros libros de autor, con lo que se convierten en un ingrediente básico de su prosa.
  Como dramaturgo, Ramón intentó en su juventud participar en la renovación del anquilosado teatro español con casi una veintena de piezas originales. Escribió también numerosas biografías, así como un interesante libro de memorias, Automoribundia. Sus ensayos son también abundantísimos: El Rastro, Pombo, El Rastro...Pero quizás lo más interesante de la producción literaria de Gómez de la Serna son sus novelas, La viuda blanca y negra, Cinelandia, La quinta de Palmyra, El novelista, El torero Caracho.